Casa Efermun

Única en todo el Imperio, esta Casa Ichar ha sido una incógnita. Desde el comienzo del Imperio y de las Trece Ciudades, la Casa Efermun se ha dedicado a una sola labor.

Investigar y propagar enfermedades cada vez más mortales que puedan utilizarse como arma de guerra.

Originaria de Ciudad Ciclops, esta milenaria casa de clase media, nunca ha sido muy bien vista entre la Sociedad Ichar, debido en parte a su dedicación a la investigación de enfermedades y en parte a su escaso interés en formar parte de los juegos de poder que embriagan a todo el imperio. Esta casa, en su mediocridad dentro del Imperio, parece estar por encima de las ambiciones más mundanas, y de los juegos de poder que corroen y al mismo tiempo mueven a sus semejantes y hermanos Ichar.

Es por ello, que ya hace tiempo que se autoexilió de su ciudad natal para establecer una ciudadela submarina en el Mar Negro. Dicha base está completamente enterrada bajo las aguas del mar, y los Ichar acceden a ella a través de místicos portales.

La búsqueda de la plagas definitiva

Se dice que su interés por investigar enfermedades radica en la creencia que cuando logren una enfermedad capaz de afectar a los Ichar, pondrán a todo el Imperio a sus pies con un sencillo golpe de mano, pero esto no resulta tan sencillo, porque pocos virus o bacterias se atreven a invadir el cuerpo de un Ichar, tal es el terror sobrenatural que imponen. Y los pocos microorganismos modificados genéticamente que han sido inoculados fueron destruidos y eliminados sin dejar rastro por las energías que mueven a estos todopoderosos seres.

Pero la casa Efermun sigue estudiando nuevas cepas, nuevos organismos alienígenas, tranquilamente, con toda la eternidad para descubrir el virus o el parásito que pueda sobrepasar las defensas de los Ichar.

Dos jinetes se encuentran: Plaga y Guerra

Sin embargo, la casa Efermun no se dedica en exclusiva a esta labor secreta, al contrario, sus ramificaciones se extienden por todas las provincias del imperio, a pesar de no estar presente físicamente en ninguna Ciudad. Sus esclavos portan plagas que contagian a poblaciones enteras, sus maestros de guerra imparten oleadas de poder que hacen enfermar a los más tenaces resistentes, y sus máquinas envían vapores nocivos contra toda oposición que encuentren.

Muchas legiones han necesitado en una u otra ocasión las extrañas artes de esta casa para desalojar a una oposición que les costaría demasiadas vidas, aunque pocas reconocen admitirlo. Sin embargo, la casa Efermun continúa callada, guardando favores y secretos, para el día que pueda utilizarlos en su beneficio. ¿Qué solicitarán ese día a tantas legiones que le deben favores de primer orden? ¿Y a las Altas Casas o las Ciudades?

Actividades de la Casa.

Tráfico de Muerte

Los Efermun trafican con la enfermaedad y la podredumbre. Sus Ichar suelen ir cubiertos con ropajes negros, casi raídos, pero esta vestimenta es más una postura impuesta por sus mayores que una verdadera pasión o interés por tal apariencia. Cada uno de ellos porta consigo viales y pócimas con cientos de enfermedades capaces de poner una nación, o un planeta de rodillas.

Fueron ellos los que hicieron que la peste llegase a Europa, en el siglo XIV, así como los que han desarrollado los virus del ébola y el SIDA en África, tristemente, el lugar preferido para su experimentación debido a sus condiciones. En su historial están también numerosas y terroríficas campañas, como la Gripe Española de primeros de siglo, que mató casi a tanta gente como la Gran Guerra, y muchas plagas que han corrompido animales de granja, o extinguido especies vegetales.

Ningún ser vivo, excepto los Ichar, está libre de sus insidias, y desde los vegetales y animales, hasta los virus más microscópicos, todos ellos sirven como huéspedes para encontrar la enfermedad perfecta con la que subyugar el cosmos.

Localización de la Casa.

Cada uno de sus miembros es libre de ir y venir a donde sea, de investigar y experimentar en cualquier lugar del Cosmos, las Trece Ciudades, las Marcas Externas, la Tierra, o los imperios y civilizaciones rivales.

Sin embargo, el hogar de la Casa en general, como ya se ha dicho, se encuentra bajo las milenarias capas de lodo y fango del Mar Negro. Allí, la Ciudadela Efermun guarda las más terribles enfermedades que se han conocido, algunas de las cuales han destruido civilizaciones enteras, como la viruela que casi exterminó a los nativos americanos, o la Plaga Antara, que convirtió a los altivos Arrocinas en masas de biomateria muerta.

El líder de la Casa, que ha rechazado repetidas veces un asiento en el Alto Consejo de las Mareas, es Lord Efermun, el cual da nombre a la casa que rige desde antes de la aparición del hombre en este planeta. Se trata de un pequeño y enjuto Ichar de piel arrugada. Su carácter taimado, asusta incluso a los Ichar más veteranos, pues sus ojos parecen siempre dispuestos a inyectar el odio que le consume en su interlocutor, como una cobra llena de veneno.

Laboratorios interiores

Los laboratorios de los miembros de la casa se encuentran en el interior del castillo, a cientos de metros bajo la superficie del mar, debajo incluso de las habitaciones de sus miembros. Dichos laboratorios se sumergen en las profundidades de la Tierra, clavándose como dagas emponzoñadas en sus entrañas. Túneles y más túneles comunican unos con otros, y los miembros de la casa investigan tanto por el bien de su casa, como por su propio poder personal.

Sin embargo, no es infrecuente ver cómo dos Ichar de la Casa Efermun intercambian información para crear nuevas cepas más efectivas y de mayor alcance.

Se dice que los miembros de esta casa han excavado pasillos y galerías subterráneas por todo el fondo marino, para albergar a las criaturas que les sirven como conejillos de indias para sus experimentos, y se rumorea que sus pasillos subterráneos llegan tan lejos como para tener salidas al Mar Muerto, al Mar de Aral y al Mar Rojo. Si esto es así, podría dar explicación a una leyenda de la zona que habla de extraños personajes aparecidos de la nada en medio del desierto que preguntan de forma incansable por una ciudad babilónica perdida. La Ciudad de los Muertos, donde se dice que se desató una plaga que convirtió a toda su población en cadáveres andantes.

Secretos de la Casa.

A parte de su legión particular, descrita más adelante, los Efermun poseen una serie de secretos muy bien guardados sobre su casa. El más importante de ellos es Huriel, el Hijo Pródigo. Huriel es un miembro de la casa que viajó por los confines del cosmos en busca de la Plaga Definitiva. Parece que la encontró. La noche que llegó a las puertas de Casa Efermun estaba totalmente demacrado, parecía haber perdido todo lo que le convertía en un Ichar. Todo su séquito de esclavos había muerto, y lo que era más importante, su sistema parecía sobrecargado por algún agente infeccioso al que sus energías habían tardado años en eliminar. Todo este tiempo, Huriel, agotado e indefenso, había viajado por el cosmos para regresar a casa. En su sistema sólo quedaban las secuelas de la enfermedad, ni rastro de qué agente provocó semejantes daños, úlceras abiertas, drenaje de poder, hemorragias en su sistema, etc.

Desde hace cincuenta años, Huriel está en las más oscuras y profundas habitaciones, recuperando lentamente su cuerpo. Sin embargo, los expertos de la casa dicen que jamás podrá volver a caminar, a utilizar sus poderes y es posible que ni a hablar.

Lord Efermun ha ordenado que sea tratado y recuperado a toda costa, por lo menos su capacidad de comunicarse, y su torturada y destrozada mente, pues necesita saber donde encontró su fin el joven Ichar, para mandar una expedición.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Casas Ichar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: