Ciudad Casiopea

La Constelación de Casiopea brilla todas las noches sobre esta hermosa ciudad. Hermosa para estándares humanos, esta ciudad parece desde la distancia un gigantesco jardín de flores de plata.

Sus edificios se elevan cientos de metros, incluso miles en algunos casos, y todos ellos están compuestos de metales preciosos, atrium áureo de Nova Solaris, plata, diamantes del tamaño de puños, cuarzo argentífero en los ventanales….

Sus enormes cúpulas, que les protegen de las tranquilas aguas que rodean la ciudad, están compuestas de platino tratado con arcanos productos para ser transparente, lo que le da a la ciudad un aspecto inconfundible, como un invernadero de metales preciosos, en el que florecen las más gigantescas y maravillosas flores.

Un océano interior de flores de plata

Los edificios de esta ciudad suelen ser de aspecto estilizado, mucho más que en otras ciudades. Sus altas cimas se elevan sobre troncos centrales de una gran altura, como flores preciosas en busca de la luz solar que las aguas dejan ver durante el día, arriba en lo alto. Sus cúpulas acogen las habitaciones de los nobles, sus salones privados, sus centros de estudio, sus bibliotecas. Abajo, en las torres que conducen a las cimas de los edificios, viven los criados, los Ichar de clase baja, los soldados que protegen a sus señores y en definitiva, todo aquel que no pueda permitirse alojarse en las Cúpulas de Plata, como los nativos llaman a este distrito en lo alto.

La vida en Ciudad Casiopea está llena de placeres. Miles de alimentos exóticos están a disposición de su población, siempre ávida e experiencias que eleven su conocimiento del cosmos, docenas de bibliotecas abren sus puertas a cualquier hora, por si los ciudadanos necesitan investigar cualquier materia.

Sus calles no están apenas transitadas, pues la vida se hace sobre todo en las Torres y las Cúpulas de Plata, pero de vez en cuando se pueden ver parejas de Ichar con vestidos y ropajes plateados y azules paseando y discutiendo camino del mercado de esclavos o del centro de comercio.

Sin embargo, el verdadero flujo que mantiene viva a la ciudad lo podemos encontrar si miramos hacia arriba, en dirección a las cúpulas de platino.

Cuando alzamos la vista, podemos ver docenas de pasajes de plata y cristal azul que recorren los cielos entre las torres. Cientos de caminos aéreos que permiten pasar de uno a otro edificio. Cada edificio, posee una plataforma del mismo material rodeando su tronco, y a ella llegan docena de caminos procedentes de otros edificios cercanos. Así, toda la ciudad está interconectada entre si, y el trafico de Ichar y bestias se realiza casi por completo sin tocar el suelo.

Zona restringida

Sin embargo estas calles aéreas no llegan nunca a las Cúpulas de Plata. Para acceder a este lugar, habría que subir desde el interior de los edificios, traspasando las enormes puertas interiores, bien defendidas por legionarios, que marcan el comienzo del distrito de las Altas Casas.

Como ya hemos dicho, toda la ciudad se encuentra dividida en dos partes, dos distritos. Uno el de las torres de metales preciosos que se elevan hacia los cielos y que están habitadas por las clases media y baja, y otro, aposentado en la cima e dichas torres, como cúpulas de plata que albergan a las Altas Casas, los gremios más ricos y los nobles de la ciudad.

El interior de una torre de plata

Veamos un ejemplo de cómo funciona una de estas torres, de una altura media de mil metros.

En principio suelen medir tres o cuatrocientos metros de altura desde la base hasta la cúpula. Pero existen algunas que superan los dos o tres kilómetros, enclavadas en el valle submarino que sirve de centro a la ciudad.

Cada una de ellas tiene un perímetro de más de ciento cincuenta metros de diámetro en la base, que se va reduciendo a medida que ganamos altura hasta llegar a unos cincuenta metros o menos antes de llegar a la cúpula superior.

A ras de suelo

En la base de la torre hay una discreta puerta vigilada por uno o dos Ichar de clase baja que sirve para introducir mercancías de los gremios o esclavos.

En los sótanos excavados en el suelo se almacenan alimento para las frecuentes orgías a las que todos los Ichar se abandonan de vez en cuando, así como diversos artefactos y enseres.

Las habitaciones suelen ser más grandes a medida que subimos hacia la cima, así, en las bases, podemos encontrar docenas de habitaciones para Ichar de clase baja, mientras que a media altura habrán tres o cuatro habitaciones por planta, par los Ichar de clase media.

Toda la estructura está plagada de elegantes comercios que proporcionan elegantes objetos decorativos (muy al gusto de la población de la ciudad), mobiliario de delicadas y finas líneas, vasos de cuarzo con ribetes de plata, etc.

En mitad del camino

A medida que ascendemos, las habitaciones se van haciendo más y más lujosas.

A dos tercios de la cima se encuentra la plataforma que ya se ha mencionado, lugar de llegada para los visitantes o para aquellos que están de paso. Esa plata está completamente vacía, sus delicados muros se han hecho desaparecer, y sólo la magia consigue que la estructura siga en pie. La sala que acoge a los visitantes es una sala abierta sin paredes, a la que llegan caminos desde los edificios cercanos, su suelo está grabado con mosaicos de piedra pulida, o cristaleras de variados colores, a modo de bienvenida para el viajero que se encuentra de paso.

En su centro se puede oler el poder de los conjuros que permiten que esta sala permanezca en pie, y toda la torre, a pesar de que no tiene paredes ni muros.

Desde esa sala abierta se puede acceder a cualquier parte superior o inferior del edificio a través de enormes escaleras de caracol que dan paso a las habitaciones privadas de los Ichar

Todas las habitaciones poseen enormes ventanales que dan a la ciudad. A medida que las habitaciones se encuentran en lo más alto, la vista mejora, con toda Casiopea resplandeciendo por la luz del sol o de las cúpulas, sus torres de plata semejantes a capullos en flor refulgiendo y su belleza abriéndose a los ojos de quien quiera contemplarla.

La altiva vida de los poderosos

Por último, en lo más alto de la torre, se encuentra la cúpula de una Alta Casa o funcionario. Para acceder a ella, hay que traspasar una gran puerta muy decorada con los blasones y escudos de cada casa o gremio. Siempre está vigilada por legionarios, pero nadie que no sea invitado se atreve a subir.

Ninguno de los caminos de plata llega hasta las cúpulas, y aparte de estas puertas no hay ningún otro camino por tierra que lleve ahí. Sin embargo, los casiopeanos han ideado unos extraños mecanismos que les ayudan a moverse.

Con la ayuda el Gremio de artesanos, pudieron construir unas esferas de plata y mercurio capaces de volar transportando a uno o más personajes. Los Altos Ichar, utilizan estas esferas de vuelo para no pisar ni el suelo, ni los caminos intermedios, y todo el “cielo” de Casiopea se encuentra surcado por ellas, como globos plateados que viajan de flor en flor, recogiendo a Ichar con ropajes lujosos para llevarlos a su destino en las alturas.

Sor-Nova

En el valle del centro de la Ciudad de Casiopea, en el Pacífico Sur, se encuentra la Sor-Nova. La Sor-Nova es una gigantesca esfera metálica cuya cima sobresale de la tierra. La mitad inferior está enterrada en el suelo. Es el alma de la ciudad. Es donde los Ichar van a orar y a hacer aportaciones de poder. Tras siglos de veneración encubierta, y de aportaciones de energía mística, la Sor-Nova ha llegado a ser casi como un dios, el alma de toda la ciudad de Casiopea. Incluso los Ichar de clase baja muertos en combate son traídos aquí para que su esencia repose por toda la eternidad entre los suyos.

El Palacio del Triumvirato

Encima de este singular artefacto, se encuentra el Palacio del Triunvirato de Casiopea.

Como una gigantesca corona que flota en el aire sobre la Sor-Nova, este peculiar edificio gira lentamente, acogiendo a los visitantes que vienen a someterse a juicio por parte de los tres dirigentes de la ciudad. El Palacio de La Corona del Triunvirato es el órgano de justicia y gobierno de Ciudad Casiopea, los tres dirigentes Ichar imparten sus leyes para bien de “su ciudad” y su dominio es incontestable.

Sus nombres son:

· Atarq-alim: un Ichar de piel y pelo albinos, ojos completamente blancos y más de dos metros de altura.

· Lusur Brák: el líder de los tres, dicen que es uno de los Seis Primeros. Su piel dorada con tatuajes de plata y su pelo plateado pueden ser el origen de la peculiar estructura de Casiopea, que no se parece a ninguna otra de las Trece Ciudades Ichar.

· Kraarom: un monstruoso Ichar de piel rugosa, un hiperdesarrollado cuerpo que apenas le permite moverse sin usar su poder de vuelo y dos cabezas, es el encargado de dictaminar las sentencias que enviarán a los condenados a la ciudad prisión de Condenación o a las peores legiones de las Marcas Externas.

Los gremios de Casiopea

Por último, como todas las ciudades, en Casiopea la presencia de los gremios es muy importante. Los gremios presentes en la ciudad son los siguientes:

· El Gremio de los Archiveros.

Este peculiar Gremio, surgido de la ciudad de Marne-Sinay, la Ciudad Enterrada, sólo tiene presencia fuera de esta ciudad en Ciudad Casiopea. Se encargan de gestionar y ampliar la gran red de bibliotecas que el Triunvirato ha abierto en los últimos siglos, en un intento de abrir la cultura a sus ciudadanos.

· El Gremio de Artesanos.

Un gremio de artesanos tiene una gran presencia aquí. Se trata del dedicado a la construcción de artefactos y herramientas. Debido al intenso interés de los Casiopeanos por hacer más cómoda su forma de vida, y dedicarse así a tareas más altas sin utilizar sus vastos poderes, este gremio encuentra campo abonado para que estos altivos Ichar adquieran sus instrumentos a cambio de pequeños favores en el Consejo o en la distribución de tierras en las Marcas Externas. Son los responsables de la mayoría de los delicados mecanismos de transporte que recorren la ciudad.

· El Gremio de Administradores.

Originario de esta ciudad, donde el orden y su estricta moral (pero muy particular) ayudan a la administración de tareas burocráticas, este gremio se encuentra presente en pequeñas proporciones en todo el imperio, vigilando sus intereses y cumpliendo su función.

Son los encargados de distribuir las tierras que las legiones conquistan entre los que las reclamen. Como sabemos, normalmente las tierras se asignan en proporción al apoyo que esa campaña haya recibido de cada Casa, Ciudad o Gremio, pero como en todo el Imperio, el intercambio de favores prima, y muchas veces se cometen injusticias para saldar antiguas deudas. Sin embargo, este gremio es lo más imparcial que puede llegar a ser un Ichar, sin ser totalmente perfecto, por lo que el Imperio y las Doce Ciudades confían en él. A cambio, por su administración, recibe una cantidad de tierras, el uno por ciento de todo aquello que administre.

Suelen invertir semejante riqueza en reunir tomos arcanos para sus líderes, y se sabe que más de un soldado licenciado ha cambiado incluso un pequeño mundo por un tomo obtenido durante los saqueos y pillajes de sus campañas.

Bestias especiales de Ciudad Casiopea:

Ø Dragones de plata.

Compuestos de plata líquida estas bestias preternaturales fueron creadas por el altivo Lusur Brák atando un espíritu elemental de la tierra a una estructura semi viva de plata orgánica con forma de un gigantesco dragón. Los tamaños de los dragones varían de unos pocos metros hasta los legendarios Wyrm de Platino, Tres poderosos dragones que sirven al triunvirato y que esperan pacientemente la llamada a la guerra en una cueva submarina cercana a la ciudad.

Los poderes de los Dragones de plata son muchos. Invisibilidad, Leer mentes, Aliento de plata, un líquido que transforma a sus víctimas en plata orgánica y las paraliza, etc.

Sin embargo, su más peligroso poder no es otro que su increíble fuerza física y su invulnerabilidad y capacidad de regeneración.

Los alientos de los dragones funcionan de la siguiente forma. Si un dragón utiliza su aliento debe superar con su tirada del Poder: Aliento de Dragón una dificulta igual a la destreza de su rival (al número de dados de 20 que le queden a su oponente).

La víctima quedará paralizada, convertida en plata orgánica, tantos minutos como puntos de éxito haya sacado sobre esa dificultad.

RDT de Fuerza: B

120D

RDT de Destreza: B

50D

RDT de Mente: B

10D

RDT de Magia:

 

RDT Poder: Aliento de Dragón

5D

 

 

Puntos de Vida

150

Ø Dragones.

Al igual que los dragones de plata, estos seres han sido creados específicamente para Ciudad Casiopea, y sus genetistas guardan muy bien el secreto de su creación, pues sólo sirven en las legiones de la ciudad, o como monturas para los Lores y Patricios de Casiopea.

Son enormes reptiles alados de treinta metros que poseen diversos poderes, alientos de fuego y hielo, algo de magia, y poderosos músculos y garras.

Los alientos de los dragones funcionan de la siguiente forma. Si un dragón utiliza su aliento debe superar con su tirada del Poder: Aliento de Dragón una dificulta igual a la destreza de su rival (al número de dados de 20 que le queden a su oponente).

El daño será igual al número de puntos de éxito que el dragón saque sobre esa dificultad.

RDT de Fuerza: B

100D

RDT de Destreza: B

52D

RDT de Mente: B

15D

RDT de Magia:

5D

RDT Poder: Aliento de Dragón

10D

 

 

Puntos de vida

110

Ø Esferas de Platium.

Para sorpresa de muchos, la más dura aleación que se puede obtener con el atrium no es cuando mezclas este prodigioso metal con acero, ni diamante, sino cuando le agregas un 25% de plata. El resultado, llamado platium, es uno de los materiales más duros conocidos.

Muchos de los edificios de la ciudad lo utilizan para reforzar sus estructuras, por lo que se cree que podrían resistir el mismísimo Apocalipsis.

Pero otro de los usos que se han dado a este metal, por otra parte muy maleable, son las Esfera de Platium. Estos seres semiinteligentes son una parodia de vida arcana. La magia habita en sus cuerpos, concediéndoles una limitada personalidad.

Sus esféricos cuerpos no tienen ninguna abertura, y son completamente lisos en la superficie. Poseen sin embargo el poder de Fase, con el que atrapan en su interior a todo tipo de criaturas que los ciudadanos de Casiopea quieren capturar vivas para luego estudiarlas.

Si una esfera supera en una tirada de destreza a un objetivo, consigue (siempre que supere también una tirada del poder de fase a dificultad 60) atrapar a la criatura en su irrompible interior.

RDT de Fuerza: B

5D

RDT de Destreza: B

15D

RDT de Mente:

0D

RDT de Magia:

 

RDT de Poder: B Fase

7D

 

 

Puntos de vida

2000

Ø Dragones de Platium.

Este ser único, quizás el único que haya existido, está al servicio del comandante del cuerpo de Ejércitos de Casiopea, Idoilin, aunque lleva sin ser visto desde hace más de cien años. Pero nadie duda que sigue vivo y esperando, o cumpliendo alguna misión vital para la ciudad.

Está compuesto de platium, y además de todos los poderes de los Dragones de Plata, posee la habilidad de polimorfizarse, lo que le convierte en un ser muy peligroso, más de lo que muchos creerían.

RDT de Fuerza: B

160D

RDT de Destreza: B

60D

RDT de Mente: B

15D

RDT de Magia:

 

RDT Poder: Aliento de Dragón

15D

RDT Poder: Polimorfizar

28D

 

 

Puntos de Vida

300

Cuerpo de Ejércitos de Casiopea.

Las diez Legiones que forman el principal cuerpo de ejércitos de la ciudad de Casiopea se encuentran destinadas en la Galaxia que los Ichar llaman con ese mismo nombre.

Es uno de los más poderosos ejércitos reunidos, pues cuentan con algunas bestias únicas de esa ciudad, y con muchos artefactos únicos.

No poseen esclavos, ni más bestias que las suyas incorporadas en nueve de las diez legiones. La Décima legión está formada por Ichar aspirantes a ingresar en las otras nueve legiones, y ella sí que utiliza esclavos y bestias de otras ciudades en las guerras.

Esta peculiar estructura es una muestra más de lo especial que es la Ciudad Ichar de Casiopea, que es quien patrocina y abastece estas legiones para que sirvan como su estandarte frente a los demás Ichar. Dichas fuerzas, agrupadas en el cuerpo de ejércitos más conexionado conocido, luchan contra las amenazas contra sus colonias, nunca para conquistar, más que cuando necesitan nuevos territorios.

El mariscal del Cuerpo de Ejércitos de Casiopea se llama Idoilin, pero sus lugartenientes y soldados le conocen como Idoil, Espada de Plata.

Este gigantesco Ichar, de más de dos metros de alto, cuerpo perfectamente musculoso, piel plateada ganó su apodo por las dos cuchillas óseas que surgen de su antebrazo, capaces de cercenar los cuerpos de sus enemigos e incluso cortar el acero.

Pero su mayor virtud, a ojos del Triunvirato Regente de Casiopea, es su lealtad a la causa de su ciudad.

Idoil representa el ideal al que aspiran los jóvenes de esta ciudad que quieren ganarse la vida como legionarios o soldados. Es valeroso, feroz, altamente peligroso cuando se irrita, pero no carece de compasión para con los vencidos, algo infrecuente en la mayoría de los Ichar.

Cuando derrota a sus enemigos, si éstos han luchado según lo que Idoil cree que debe ser un guerrero, les ofrecerá integrarse en la Décima legión del Cuerpo de ejércitos que él comanda. Si rechazan la oferta, serán exterminados de una forma rápida. Si aceptan entrarán a formar parte del mayor cuerpo de ejércitos Ichar, y con el tiempo, si se ganan la confianza de sus superiores, podrán ingresar en otras legiones.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Las Trece Ciudades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: