Gremio de Constructores


Las ciudades y colonias Ichar son un prodigio de la arquitectura. Con un sin fin de estilos diferentes, cada una de ellas es una preciosa joya en la que conviven miles de estilos arquitectónicos capaces de quitar el aliento a quien no esté acostumbrado a ella. Impresionantes edificios de kilómetros de altura, arcos monumentales de cristal endurecido, palacios de hielo, oro, plata o atrium, torres cubiertas de mármol blanco tan antiguo como la Tierra, cualquier cosa es posible para quienes desafían los poderes de la Naturaleza.

Los responsables de una gran parte de estas edificaciones son el gremio de constructores, una rama escindida del gremio de artesanos originarios de Cristal-Tir.

En su seno, se agrupan aquellos Ichar, independientes y no tan independientes, con habilidades que les permitan satisfacer las necesidades arquitectónicas de los Ichar. Desde a poderosos arcanos hasta mano de obra esclava que no tiene consideración de miembro del gremio ni siquiera tras la tregua de los Renegados, pasando por Ichar con poderes variados, como la telekinesis, el poder sobre la tierra y las rocas, etc.

Relaciones cordiales entre hermanos

Las relaciones de este gremio con el de artesanos son bastante buenas, todo lo buenas que pueden llegar a ser las relaciones entre Ichar, pues la separación de ambos se llevó a cabo de mutuo acuerdo ante la imposibilidad de continuar de forma eficiente sus respectivas labores sin separarlas. Debido a que cada uno de ellos se ocupaba de ramas diferentes del saber, que requerían metodologías, poderes y estructuras distintas, los maestros del antiguo gremio decidieron la separación de ambos para obtener mayores beneficios de la sociedad Ichar.

El mismo proceso está teniendo lugar en este momento en el seno del gremio de constructores. Dos ramas del mismo están en continuas conversaciones para intentar disgregar la construcción de edificios y arquitecturas de la construcción artística de estatuas, monumentos y columnatas de triunfo. Hay muchos intereses en juego, pero lo que este gremio no sabe es que detrás del movimiento de escisión se encuentra el gremio de arcanos, que espera dividir a sus rivales en la luchar por el poder para así aumentar y mejorar su posición en todas las ciudades, como única alternativa válida a sustituir a los constructores mientras ellos discuten.

Los mejores en su trabajo

El gremio de constructores no es el único que realiza la tarea de diseñar y construir edificios, pues muchas grandes casas poseen un maestro constructor y un grupo de Ichar, bestias y esclavos que son capaces de realizar este trabajo, ya sea en las marcas o en las ciudades. Sin embargo, el gremio es el mejor, y así lo demuestra el hecho de que la mayor parte de los edificios de las Doce Ciudades Ichar (no incluimos Nueva Atlántis por su condición especial), todos ellos, han sido construidos por el gremio y sus asociados.

El gremio de constructores, en sus dos ramas, es el encargado de edificar los enormes palacios que requieren las Altas Casas Ichar, de mantener y erigir nuevas cúpulas para expandir las ciudades, de crear fortalezas inconquistables en las fronteras guerreras del Imperio, de asombrar a los Ichar con nuevos monumentos colosales erigidos para conmemorar una batalla o agasajar a un héroe de las legiones.

Orgullo y altivez

Su máximo orgullo son, evidentemente, las Torres Negras del distrito nuevo de Sherian-Dragon, así como las torres del Destino de las Ciudades Ichar. Pero no terminan aquí sus éxitos, el Arcum Bestal, los coliseos de muchas ciudades, los Jardines Eternos de Sath-Weir, y muchas otras obras más que sería imposible mencionar aquí.

Debido a que allá donde mire alguien, puede ver las obras de este gremio, la gente supone que es uno de los gremios más ricos, y los aspirantes a entrar en él se agrupan en las escuelas y torres del gremio intentando ser reclutados. Sin embargo, dado el carácter de sus miembros, más interesados en el prestigio y la fama que en las riquezas físicas, muchos de ellos se llevan una desilusión cuando comienzan la verdadera vida gremial, una vida austera viajando por el cosmos intentando satisfacer los más locos caprichos arquitectónicos de sus maestros.

El poder del gremio

A pesar de ello, el gremio es muy poderoso. Como pago de sus servicios no sólo exigen algunas tierras en las marcas, o esclavos, sino que prefieren acumular favores, favores que pueden utilizar en cualquier momento, bien sea para expropiar terrenos a Ichar de clase baja para uno de sus impresionantes edificios, bien abriendo líneas de abastecimiento a los lugares más lejanos del universo, asegurándose materiales y el transporte de estos hasta donde sea necesario. Evidentemente, cuando obran uno de estos favores suelen exigir a cambio un favor mayor, y muchas casas pequeñas les deben tal cantidad de estos favores que, si quisiesen, podrían absorverlas en su seno.

Los demás gremios sienten envidia de la posición de este gremio en las ciudades, así como dentro de las altas Casas e incluso dentro de ellos mismo, pues como pago secundario por sus servicios, suelen exigir que un representante de los constructores se siente en los consejos de expansión de los demás gremios, “para poder aconsejar sobre las imposibilidades técnicas de edificación”, vamos, mero espionaje que los demás deben permitir si desean que sus proyectos de construcción de palacios y fortalezas, así como su posible acceso en el futuro a una Torre Negra, no sean bloqueados.

Esto es así porque todo el mundo sabe que la asignación de las torres Negras, premio último al poder y a la riqueza de los Ichar, debe pasar por la aprobación de este gremio, así como por el de asignadores, antes de ser sometido en el Alto Consejo de la Marea Negra a votación.

Tensiones con sus primos

Las relaciones entre el gremio de Asignadores y el de constructores no son muy fluidas, contrariamente a lo que podría parecer, pues muchas veces ambos han enfrentado sus intereses para poder sacar un proyecto u otro adelante, proyectos enfrentados e incompatibles.

La más famosa de estas disputas tuvo lugar hace dos mil años, cuando los asignadores querían dedicar un planetoide completo a la cría de esclavos (bien sobornados por los maestros de bestias de Ciudad Ciclops). Por el contrario, la influencia del Gremio de Arcanos en los constructores, les había hecho concebir una colosal estructura de canalización de energías místicas que aprovechase la energía de las Pléyades. Los constructores exigieron esos días la devolución de muchos favores, y el Alto Consejo de las Mareas votó ese día a favor de la construcción de los Fosos de la Magia. Lo que enervó los ánimos de los asignadores que siempre que pueden intentan perjudicar a su gremio rival.

Por el contrario, la influencia del gremio de constructores en el de los arcanos, y viceversa, es muy grande. El gremio de arcanos debe una innumerable cantidad de favores a los constructores, no sólo por este episodio, sino por muchos otros parecidos, favores que paga destinando poderosos miembros de su gremio a servir como apoyo a los maestros constructores, y a las legiones del gremio de los constructores.

Proyectos del Gremio de Constructores.

Los constructores, máximos representantes y artífices de la grandeza arquitectónica de los Ichar, poseen, sin embargo, muy pocos edificios emblemáticos. Esto, va a cambiar muy pronto, pues un nuevo movimiento ha comenzado a surgir en el seno del gremio, un movimiento que aboga por demostrar al resto de los Ichar de lo que este gremio es capaz. Para ello, han comenzado a planificar, y en algunos casos a erigir, una serie de proyectos colosales con los que desean asombrar al resto de los Ichar,

En teoría, estos edificios y construcciones masivas, una vez terminados, servirán de escaparate a las maravillas y prodigios que ellos pueden realizar, animando a las casas, ciudades y gremios a construir cosas aún más impresionantes, ya sean palacios, fortalezas o estatuas.

Sin embargo, el equilibrio en el Imperio es precario, y los constructores, fijada su mente en el objetivo, no en las ramificaciones de los cambios que se están produciendo, no se han dado cuenta que muchas ciudades y casas están inmersas en un esfuerzo por conservar lo que tienen, y no han valorado las consecuencias de esto.

Podría llegar el caso de que invirtiesen todos sus recursos físicos en las construcciones, y que luego, a la hora de exigir favores para terminarlas, muchas casas se vean imposibilitadas de proporcionárselos.

El silencio de los amos

Los más antiguos miembros de este gremio se han dado cuenta de la situación, pero callan sabiendo que el desprestigio de los maestros inferiores a ellos sólo les beneficiará, eliminando posibles futuros rivales. La situación precaria en la que quede el gremio frente al Gremio Arcano o a los demás estamentos de la sociedad Ichar no parece importarles, después de todo, cuentan con toda la eternidad por delante para reconstruirlo de nuevo, y siempre serán necesarias edificaciones más grandes en la eterna lucha por el poder entre los Ichar ¿o no?

Algunos de los proyectos que el Gremio de Constructores ha emprendido son los siguientes. Primero, nombraremos los propios, para después enumerar aquellos que están realizando para otras casas o gremios.

– Palacio Almozzi.

El palacio Almozzi es uno de los cinco edificios que servirán para impresionar a todos los Ichar, y con los que los constructores esperan aumentar su prestigio y su poder dentro del Imperio.

Todo el palacio está construido con forma cilíndrica. Situado en un lejano planeta del tamaño de Urano, el edificio posee una serie de características únicas.

En primer lugar, todo el edificio, un enorme cilindro de doscientos kilómetros de alto y veinte de diámetro, está flotando en los cielos del gigante gaseoso. Enormes conjuros “cortesía” del gremio arcano mantienen todo el complejo en el aire. Estos conjuros se encuentran citados en diez enormes boyas que rodean el cuerpo central del palacio y unidas a él por unos colosales puentes de dos kilómetros de largo. Estas boyas mantienen los conjuros de levitación de forma permanente.

Toda la superficie del palacio posee un estilo que recuerda al modernismo, con grandes labrados e intrincados diseños semejantes a hojas, conchas y repletos de curvas y pequeños detalles. Miles de balcones y balconadas salen al exterior, donde una débil pero respirable atmósfera rodea toda la estructura gracias también a unos conjuros de gran poder.

Estas terrazas de gran belleza dan acceso a las habitaciones interiores de los miembros del gremio, y están lujosamente decoradas, al estilo de un palacio renacentista italiano, con muchas estatuas de diferentes materiales, cuadros labrados en gemas y cristales cuyas figuras parecen moverse en escenas de lucha. Cada habitación pertenece a un maestro del gremio, o a un asociado importante, y aunque no está terminado, podría haber miles, millones de ellas.

En el interior del palacio, millones de salas ofrecen a los constructores todo lo que necesiten, desde salones donde debatir sus ideas y exponerlas a sus iguales, hasta laboratorios que por el arte arcano miden cientos de kilómetros cuando en realidad ocupan un espacio de pocos metros, cortesía, una vez más, de los pliegues espaciotemporales del Gremio Arcano.

Los esclavos de este palacio han sido elegidos personalmente por sus futuros habitantes, y están siendo entrenados en todos los campos necesarios para satisfacer las necesidades de sus amos. Sin embargo, a pesar de la diversidad de Ichar que ocuparán las habitaciones y los salones, casi todos, de forma curiosa, se han decantado por hombres albinos de Uluriel y por mujeres reales de los Cordobares, uno de los paraísos arrasados por las legiones de los constructores.

Más hacia el centro del cilindro, pasados los salones y bibliotecas, encontraremos los organismos de regencia del gremio. El enorme salón del Aire. Este espacio vacío que recorre como una espina dorsal todo el complejo es la sala donde se reúnen los miembros del gremio para votar las acciones a seguir. Todo el Salón carece de sillas, pues los presentes flotan en el aire gracias a que todo el salón está girando en sentido contrario al resto del edificio, contrarrestando su gravedad. Sus paredes, y las puertas que dan acceso a él están profusamente labradas con bellas filigranas de oro y plata, recordando las mejores construcciones Ichar de toda la Historia. Aquí están representados los Arcos Gemelos de Nar´t, las Cúpulas de Atlántis la hermosa, etc.

Cuando esté terminado, el Palacio Almozzi será la sede central del gremio y, aunque mantendrán sus torres y palacios en las Trece Ciudades, aquí se dictará la política y las órdenes a todos sus miembros, estén donde estén.

Mientras tanto, el palacio flota en el azulado aire, llevado por las corrientes de las capas altas de la atmósfera, mientras los constructores se afanan en su labor.

La fuente de Armirils.

Este monumento a los maestros constructores tiene previsto ser instalado a finales de la próxima marea en la plaza central de Cristal-Tir.

El mercurio y la plata líquida fluyen por esta fuente de más de cincuenta metros de alto, y en cada una de sus estructuras asoman las estatuas de los maestros constructores Ichar más destacados.

Cinco plataformas redondeadas la componen, en cuyos bordes se deslizan los metales líquidos, bañando a las estatuas y cayendo en hermosas cascadas de color metálico.

En el centro una bola de oro líquido flota diez metros por encima del punto más alto de la fuente, fluctuando y reflejando las asombradas caras de quienes miran hacia arriba para contemplarlo.

Sacra Magnum.

El Magnum es una cadena de fortalezas que los constructores están terminado de erigir en la Sima Central de un planeta en la constelación de Perseo. A lo largo de toda una cordillera circular, que rodea la más grande sima de este planeta. Los Ichar del gremio de los Constructores han edificado una veintena de fortalezas de mármol y roca gris, reforzadas por metales, lo que da a toda la región la apariencia de encontrarse en una guerra.

Y así, es. En el fondo de la sima, las nuevas legiones Ichar de los constructores esperaban poder entrenar a los nuevos reclutas, pero la aparición de una razas de criaturas de lava y fuego les ha obligado a intentar exterminarlas lo antes posible, antes de que trascienda a Primarcar, y el gremio lleva demasiadas riquezas despilfarradas en la cadena de fortalezas que iba a ser el cuartel general de sus ejércitos como para dar marcha atrás.

Vas´ril.

¿Qué decir del que los mismo Ichar han apodado el Palacio del Terror? Es interior de este monolito de obsidiana guarda alguno de los secretos nigrománticos más terribles que los arcanos han podido arrebatar a los constructores. Situado en la Marca Externa de Orión, el monolito tallado mide más de seiscientos metros de alto.

Todo su interior está compuesto por una serie de bibliotecas y de laboratorios donde los arcanos esperan poder experimentar con las artes nigrománticas, intentando rivalizar con sus enemigos de Yliertian.

Xiancir ha jurado que destruirá esta aberración, pues las artes de la muerte deben ser controladas por los amos de los muertos, no por cualquier Ichar principiante que cree que puede hacer lo que desee con los vivos y con los no vivos.

La Gran Cadena Harm.

Esta construcción es tal vez la mayor que se está realizando en todo el Imperio en este momento, junto quizás. Al Gran palacio de Hielo de Crioterm.

Se trata de construir una barrera que vigile las acciones y la expansión de los Vermits. Financiada por Primarcar y los Renegados, los constructores recibieron el encargo de idear una base capaz de albergar fuerzas suficientes como para controlar y vigilar la expansión de los Vermits.

Dado que en ningún lugar de los planetas adyacentes encontraron el lugar idóneo, pues debían vigilar muchos lugares del espacio, los constructores idearon una enorme fortaleza espacial acompañada por otras menores (unas diez) que rodeasen el imperio en expansión de esta insectoide raza, para vigilar sus movimientos.

Ahora, años después, cuando los renegados se han alzado con la victoria por el momento en la guerra civil, Primarcar ha ordenado acelerar los trabajos, pues está preocupado con el creciente belicismo contra los vermits, y desea limitar su expansión antes de que se declare otra guerra en las estrellas.

Construcción de la Gran Cadena

La fortaleza principal, así como las secundarias, se está construyendo con retazos, con enormes cordilleras montañosas arrancadas de todos los planetas del sector vermit que presentan condiciones adecuadas de dureza y resistencia. Así, cada día, enormes cordilleras son arrancadas de las superficies de los planetas que habían ocupado durante millones de años, para elevarse en los cielos ante la mirada asustada y perpleja de las primitivas formas de vida que los habitan.

Ya en el cielo, transportadas por arcanos y todopoderosos altos Ichar, las cordilleras se unen entre sí, fundiéndose la roca en un abrazo que habrá de durar mil millones de años.

Aquí, entre las estrellas.

De esta forma se está logrando construir una barrera de roca y piedra de más de cien mil kilómetros de largo, una barrera móvil que puede desplazarse por místicos portales, o a través de las oscuridades del espacio, ya que servirá como sede, cuando esté terminada, a más de diez legiones.

Otras fortalezas similares, aunque de menor tamaño se están construyendo por doquier.

Con ello Primarcar espera conseguir dos objetivos, calmar los ánimos contra los vermits, y ocupar a las inactivas legiones, que empiezan a sentirse nerviosas.

Sin embargo, los trabajos van retrasados, y puede que para cuando esté terminada, los vermits ya hayan rebasado la línea defensiva, constituyendo una amenaza real para todas las razas del cosmos.

Legiones del Gremio.

El gremio de constructores es uno de los que menos tropas necesita, pues la mayor parte de sus posesiones son enormes canteras de joyas, piedra y metales, y algunas rústicas ciudades de roca en las que duermen los esclavos y bestias que obtienen y acarrean dichos materiales.

Sin embargo, en los últimos tiempos, el gremio ha movilizado, formado y preparado cinco legiones nuevas, que se suman a las dos que ya poseía. Los miembros de sus legiones que se han expatriado del gremio dicen haber oído rumores de que los constructores podrían estar intentando llegar a la quincena de legiones, ¿con qué motivo? Sólo los maestros gremiales lo saben.

Las legiones del gremio son variadas, pero poseen un elemento común, su estructura rígida. Poseen siempre, o casi siempre, proporciones exactas de los diferentes niveles jerárquicos de los que se componen. Así, en una legión de los constructores, siempre habrá un número fijo de Ichar, en concreto novecientos cincuenta de clase baja y cincuenta de clase media, dirigidos por una docena de altos Ichar que a su vez sólo responden ante el mariscal de la legión, que los constructores denominan Arquitens.

Un arquitens, además de las fuerzas ya mencionadas posee también un número de bestias de tres veces el número de Ichar de clase media en sus filas, y veinticinco mil esclavos.

Las legiones se ven reforzadas por tropas irregulares que les sirven de apoyo en misiones específicas.

Su sede central iba a estar en el Sacra Magnum, pero los problemas del gremio en esta cadena de montañas de la constelación de Perseo les han obligado a desplazarlos continuamente.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gremios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: