La Aventura


Como ya habéis podido comprobar en las páginas dedicadas a la historia de los Ichar, este mundo es un mundo muy peligroso y oscuro.

El terror surgió de los océanos, llevándose consigo a millones de personas, que terminaron muertos o en campos de esclavos. Los Ichar, maestros del poder y la ambición, destruyeron todas cosas que los hombres habían construido y que le hacían sentirse el centro del Universo. En pocos meses, las ciudades más importantes de todo el globo habían sido barridas de la faz de la Tierra. Convertidos sus una vez orgullosos rascacielos en ruinas humeantes que recordaban tiempos de una gloria ya pasada.

La población humana se había exiliado a los núcleos rurales, iniciando un éxodo al campo, en sentido contrario al que sus antepasados habían realizado hace doscientos años hacia las ciudades.

Todos los seres humanos sienten terror al contemplar el horror que esos seres han causado, pero este terror, va mucho más allá del mero temor a la muerte. Sin saber como, los Ichar son capaces de imprimar un irrefrenable terror en cada ser humano, aun sin haberse visto las caras con ellos.

Es como si todo en nuestra naturaleza, les reconociese como lo que son, como el ser terrible de nuestras pesadillas primigenias. El ser, la raza, que nos odia por encima de cualquier temor, de cualquier circunstancia. No podemos cambiar los millones de años de odio que han sentido por nosotros, y lo sabemos.

Pocas esperanzas nos quedaban, si no ser cazados como conejos asustados, pues el mayor peligro que corría la raza humana no era desaparecer, sino hacerlo de forma solitaria, aterrorizados en enormes madrigueras construidas para albergar, bajo la tierra, a miles de personas que apenas podían subsistir.

Sin embargo, la esperanza y el sacrificio pervivieron. Con el tiempo, las fábricas y los medios de producción se reorganizaron, trasladando a las zonas rurales los centros productivos. Si bien no podíamos derrotarles, sí podíamos intentar dispersarnos para sobrevivir, o para alargar la agonía.

Sus bestias nos cazaban en los campos, los Ichar destruían nuestras ciudades y pueblos, y las Fuerzas Globales intentaban detenerles o retrasar las matanzas lo más posible.

Sin embargo, la salvación momentánea no vendría de estas fuerzas, sino de los mismos Ichar, y de sus divisiones.

Se dice que la división del Imperio Ichar en dos corrientes es lo que ha detenido las matanzas. Pero no es así. El Imperio Ichar no se divide en dos facciones, sino en tantos millones como Ichar existen dentro de él. La increíble variedad de circunstancias, de ambiciones personales y de deseos corrompidos, hace que toda esa raza sólo busque una cosa, su satisfacción y el poder personal. Por ello muchos de sus más antiguos miembros dejaron hastiados su vida de intrigas y poder, y recorrieron los caminos del mundo de forma solitaria, eludiendo la maldición de su raza. Aquí, entre nuestra incipiente raza, contemplaron cómo la historia iba evolucionando, y el hombre crecía, al tiempo que seguía cometiendo siempre los mismos errores.

Tal vez fuese nuestra infinita capacidad de superación, o tal vez, la gran cantidad de errores y la vulnerabilidad de los hombres, pero el caso es que los Ichar exiliados de forma voluntaria se sintieron conmovidos por la humanidad. Tal vez veían en ella el reflejo de su antigua raza, una raza que empezaba a dar los primeros pasos, y que al igual que los Ichar, cometía los mismos errores. División interna, guerras, destrucción del medio, odio, ambición, egoísmo.

Tal vez por ello intentaron pastorearnos, llevarnos por un camino distinto al que recorrieron los Ichar, y que tantas vidas costó. O tal vez fuese que, en su inmenso poder, sintiesen la necesidad de comportarse como padres adoptivos de una raza entre la que habían convivido durante milenios.

Sea como sea, los renegados, entre los cuales se encontraban algunos de los más antiguos miembros de la raza Ichar, trazaron un plan por el cual obtendrían el poder en el Imperio, al menos el tiempo suficiente como para intentar desarmar los odios inculcados durante tanto tiempo entre los Ichar.

Lo consiguieron. Con el final la guerra civil (ver capítulo de historia), un nuevo orden parece empezar a surgir, un orden que espera cambiar todo aquello en lo que creen firmemente los Ichar. Su superioridad suprema, una superioridad que les da derecho a hacer lo que deseen con todas las razas del cosmos.

Hay que decir, que los Renegados no niegan esta superioridad, algo innegable para cualquier Ichar, por su poder crudo, por su ambición y por las impresionantes energías que controlan. No, los Renegados lo que niegan es que ese poder pueda utilizarse para aplastar civilizaciones completas, para esclavizar el universo, en aras de una visión imperialista que pondrá a los Ichar en lo más alto de la pirámide de formas de vida del cosmos, pero también les hará caer más bajo de lo que ninguna raza ha caído jamás.

Pero antes de narrar la situación actual vamos a describir la sociedad Ichar, sus relaciones con el resto del cosmos y sus ambiciones y tratos con los demás Ichar. En el siguiente capítulo, describiremos el Imperio Ichar, sus ciudades, sus principales colonias (llamadas Marcas), sus líderes, sus organismos de funcionamiento interno (llamados gremios), y demás características de su Imperio. Así mismo, se presentarán las principales razas del universo, razas todas ellas, que se han visto afectadas, y por lo tanto cambiadas radicalmente, por su encuentro con los Ichar, la sociedad más ambiciosa, militarista y poderosa que jamás haya pisado las estrellas.

Pero antes, los Ichar están aquí.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: