Mordan

Las Leyendas Ichar hablan con respeto y con temor de los Seis Primeros. Leyendas míticas son Primarcar, Sibilian, Nardish y Lilith. Pero si alguien quiere sacar a relucir el Ichar que más temor causa entre los Ichar más antiguos, si quiere hacer temblar como a niños a seres de millones de años, sólo tiene que pronunciar un nombre: Mordan.

Mordan, apodado el Desollador, ha sido el único Ichar no perteneciente a los seis primeros que ha logrado, en toda la historia Ichar, estar a punto de lograr el control absoluto de todo el Imperio Ichar.

Enfrentado durante milenios a Nardish y Lilith, este exiliado Ichar jugó una partida mortal donde sus seguidores y los de sus rivales morían a miles. Fundó una terrible ciudad de la guerra en el frío espacio. En sus puertas y muros, enemigos empalados desollados vivos gritaban durante años, mantenidos en ese estado por los magos de Mordan.

La partida de ajedrez duró cien mil años, muchos mundos sufrieron sus luchas, aunque las batallas nunca llegaron hasta las Tierra. Bestias y guerreros cayeron, y monstruosidades sin fin se criaron en los fosos de esclavos de guerra. Pero al final, Mordan acorraló a Nardish y sus fuerzas en un planetoide oscuro, donde oleada tras oleada, los defensores caían ante las fuerzas de Mordan.

Sólo la llegada de Lilith y Primarcar, así como de Sibilian, al mando de sus fuerzas, lograron evitar la caída del famoso “dios” de la guerra Ichar ante este renegado.

Guerra interminable

La partida continuó con reveses por ambos lados, y nada parecía decantar hacia un lado u otro la guerra. ¿Cómo se rompió este eterno equilibrio? Como muchas veces suele suceder, lo que el enemigo no te puede quitar, se lo entregas tú en bandeja. Mordan comenzó a investigar secretos ocultos. El mal que le reconcomía por dentro sólo era comparable a uno de los Seis Primeros, desaparecido mucho antes, Litharian.

Los negros rituales que realizaba oscurecieron su mundo. Las tormentas infernales que invocó causaron desastres nunca vistos, arrasando planetas y estrellas. Sus siervos murieron a millones para aumentar la fuerza de los conjuros, sacrificados a perdidos dioses y demonios, con el fin de fortalecer a Mordan. Así ocurrió, Mordan se convirtió en un semidiós viviente. Su poder creció hasta alcanzar el nivel de los seis primeros, pero sus sangrientos sacrificios terminaron por agotar sus recursos, y sus seguidores se extinguieron, y huyeron hacia lejanos rincones, asustados de su señor.

Perdida su fuente de poder, y perseguido por Nardish y Sibilian, Mordan huyó más allá del cosmos. No lograron encontrar más que su rastro, pero cuando llegaron a sus refugios secretos no había señal de Mordan. Sólo una advertencia. Ha sido un placer jugar con vosotros, pero cuando retorne, el juego se convertirá en una guerra.

Si Mordan consigue convertir en realidad su amenaza, el Desollador podría poner en peligro cada rincón del universo, pues tras tantos cientos de millones de años, pocos de los grandes quedan ara oponérsele. Sólo Sibilian está presente en el imperio, y varios han muerto, Litharian, Sibilian, Lilith. Nadie sabe que pasaría cuando vuelva. Si vuelve.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Trasfondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: