Soren Gardiar (La ciudad de la Guerra)

La Ciudad de la Guerra se yergue victoriosa sobre las llanuras abisales del Hemisferio Sur. Sus verdes cúpulas ocultan el impresionante paisaje de dentro.

Toda la ciudad está llena de enormes columnatas grabadas con las azañas de los héroes de la ciudad. Algunas de ellas son más grandes que los edificios. Sus calles principales acogen grabados y arcos de triunfo, y las cúpulas exteriores están preparadas para proyectar, mediante una conexión arcana, los más salvajes combates de las legiones.

Durante uno de estos procesos, cuando los arcanos de la guerra traen imágenes en directo de la ciudad, toda la población enmudece orgullosa, y el sonido de los combates llega incluso a los sótanos más oscuros y profundos.

El poder guerrero desplegado

La Ciudad de la Guerra, como se ha dado en llamar a esta Ciudad Ichar, es un espectáculo de poder sin contención. Si Sherian-Dragon es majestuosa y vibrante, Soren Gardiar es el poder y el músculo convertidos en ciudad.

Por todas las avenidas transitan soldados Ichar, acompañados de lugartenientes, o montados en sus bestias de guerra preferidas.

Todo el ambiente chisporrotea con energía, y el color rojizo del ozono en cremación apabulla a aquellos que no conocen su potencia.

Vayas donde vayas, esta ciudad te sobrecoge, no por el tamaño de sus monumentos, superados por los de otras ciudades como la capital Ichar, sino por la fuerza contenida en cada uno de ellos.

Arquitectura de Soren Gardiar

Los edificios están construidos en rocas rojizas y metales negros, traídos expresamente desde las marcas externas más alejadas. Cada uno de ellos posee contrafuertes de los más duros metales, y sus puertas siempre están cerradas y vigiladas por guardias. Toda la ciudad vive en un ambiente prebélico, pues desde aquí parten las legiones para otras ciudades, y desde allí, partirán hacia sus destinos en el frente.

La Ciudad de Soren Gardiar es una de las más poderosas en el Alto Consejo, y sus representantes se encuentran muy unidos, por el conflicto secreto que mantienen con la capital por la preponderancia en los órganos de poder. Sus gremios y sus casas son fieles a la ciudad, tan fieles como pueden serlo los Ichar.

Esa actitud,  les ha ayudado en sus metas personales, pero ahora que las guerras han terminado, las demás ciudades comienzan a pensar en cómo apoyarse y beneficiar sus intereses.

Eso, y la pérdida de poder derivada de la paralización de las guerras con otras razas, ha puesto al consejo regente de Soren Gardiar sobre aviso, y están tramando algo que les devuelva todo su poder. Ese algo puede ser, desde un golpe de estado que derroque al actual Consejo de las Mareas, algo improbable si no cuentan con el apoyo de otras ciudades, o la conquista de territorios en las Marcas Externas, aún a costa de otros Ichar, para fortalecer su posición.

¿En qué resultarán todos estos procesos? Seguramente en otro cisma de la raza Ichar. Primarcar espera que esto no ocurra, pero está tomando contramedidas para el caso de que las actitudes hostiles de Soren Gardiar comiencen a hacerse insoportables.

Puntos de Interés

Los puntos de interés más importantes de la ciudad son varios.

El principal, los campos de entrenamiento. Tanto dentro como fuera de las cúpulas, docenas de inmensos campos de entrenamiento han sido preparados para entrenar a las legiones en el arte de la guerra. Las formaciones militares se perfeccionan día a día, y los esclavos y las bestias son amaestrados para que sus amos puedan controlarlos, y para que se conviertan en máquinas de matar imparables.

Se intentan coordinar todos sus recursos, de forma que en sus legiones, y las que entrenan para otras ciudades, familias y casas, sus arcanos, sus Ichar de alta y baja clase, sus esclavos y sus bestias, trabajen coordinados para obtener un único objetivo: la total aniquilación de los enemigos de sus amos.

El Reposo del guerrero

Otra parte importante de esta ciudad es el Reposo de los Guerreros. Un inmenso edifico de roca negra con ribetes y estatuas doradas, en el que las mejores werias de las Doce Ciudades proporcionan placer a los guerreros de ambos sexos.

En este edificio, regentado por una familia de la ciudad de Mirilla-Wailar, los Ichar, desde los líderes más experimentados, hasta el último recién llegado a las legiones, puede acudir a disfrutar de los placeres que sólo los expertos del placer pueden proporcionar.

Este edificio es importante, no sólo por el servicio que presta, sino porque es un centro en el que se pueden descubrir secretos que sólo conocen los militares. Por ello, las Doce ciudades, las Altas Casas, los Gremios y todo el que puede, intenta colocar a sus espías en esta Casa del Placer, para ver qué secretos pueden rapiñar, arrebatar, o simplemente robar.

El Consejo de la Ciudad

El más poderoso órgano rector de la ciudad, es el Consejo de la Ciudad, que utilizan poderosas ataduras psíquicas para enlazarse con sus legiones e impartir continuas órdenes a sus mariscales y generales.

Las fuerzas permanentes de Soren Gardiar

En la ciudad de Soren Gardiar se encuentran estacionada siempre dos legiones, la Legión Serpent y la Legión Tarantor. Estas dos legiones hacen honor a sus nombres y emplean a gigantescas Serpientes marinas, y a las bestias llamadas Tarantor para fortalecer sus filas.

Otras legiones que pertenecen a esta ciudad, o a alguna de sus casas son, la Legión Augusta, la Legión Eterna, la V Legión Basilisco, y sobre todo la Legión Kraken, el orgullo de esta ciudad.

También poseen diversos cuerpos especializados en diversos tipos de combate, como los Dragones, Ichar entrenados en los poderes del fuego acompañados de poderosos espíritus y bestias de los volcanes. O como los Asesinos Negros, que utilizan armas emponzoñadas con veneno de los ciempiés negros de la sima Draken.

Pero sin duda, aquellos seres que más llaman la atención de los soldados de otras ciudades son los Fedrian. Estos enormes seres han sido obtenidos por los genetistas de Sherian-Dragon mezclando los genes de los hombres dragón Serpian y los de sus esclavos Darmorian.

El terrible experimento dio como resultado en un ser alado, de más de tres metros de alto, poderosos músculos y semejante a un demonio recién surgido del fuego. Los Fedrian actúan en grupos de tres, y son muy efectivos en combate. El problema es que sólo se han podido engendrar 9 de ellos, por lo que los nobles de la ciudad los utilizan como guardaespaldas.

Geografía Oculta de la Ciudad.

¿Qué secretos guarda Soren Gardiar? Este apartado es sólo para el Director de la Campaña, pues revela alguno de los secretos que se irán desgranando en las futuras historias. Muchos de ellos importantes.

Toda la ciudad de Soren Gardiar está situada sobre una caverna de más de diez kilómetros de diámetro. Debajo de estas cavernas existen otras muchas grutas de gran tamaño, pasadizos y abismos sin fondo.

En ellas, la ciudad al completo, sus gremios, sus Altas Casas, sus Legiones y sus dirigentes, han comenzado un programa muy especial.

El Programa de Cría

Dándose cuenta antes que nadie del tremendo potencial de los humanos, los regentes de Soren Gardiar enviaron una delegación al mando de Lochar, Baster y otros Ichar para reunir un grupo de humanos e intentar crear un híbrido entre ambas razas.

Los resultados fueron espectaculares. Cada humano así criado, con los genes Ichar en su cuerpo, es capaz de desarrollar unos poderes que superan con mucho a la mayoría de los esclavos y las bestias.

Así, durante meses, criaron en estas cavernas docenas, cientos de híbridos, y los hicieron crecer de forma acelerada.

La revelación de que los renegados Ichar ya habían procreado con los hombres, y que sus hijos rondan por la tierra con grandes poderes, sólo ha convencido más a los líderes del Consejo Regente para continuar con su osado plan.

Esperan con ello reunir un ejército de más de diez mil híbridos que acaten sus órdenes, que sean capaces de poner en jaque incluso unidades compuestas por Ichar. Si lo consiguen, no sólo planean entrenar estas unidades, sino que están adquiriendo y conquistando tierras para iniciar una serie de guerras de desgaste contra otras razas para probar su nuevo ejército. Si todo tiene éxito, planean en el curso de los siguientes años reunir más de cien mil híbridos.

Por ello, y para conseguir una mayor reserva genética, continúan secuestrando en secreto humanos con los que procrean sus maestros y sus clases bajas y altas.

Toda la ciudad está al corriente de este proyecto, pero nadie, nunca, lo revelará a algún extranjero.

Más y más secretos para la guerra

Además de este gran proyecto las cavernas del interior guardan otros intentos, de menor envergadura, de aumentar su poder arcano y militar.

Los Soren Gardianos han estado adquiriendo de los esclavistas docenas de Serpian esclavos en los últimos años.

Con ellos, han puesto en marcha un programa de posesión mental con el que pretender coordinar sus esfuerzos en materias como la ingeniería y la construcción.

Gracias a ello, cada año una docena de instrumentos de guerra incrementan el ya variado arsenal de Soren Gardiar, y enormes fábricas se están instalando en las cavernas más profundas. Esperan armar un poderoso ejército de esclavos y convencer a varias ciudades de unirse a ellos en su cruzada a cambio de estos mecanismos de destrucción.

Otros proyectos interesantes son la creación de un poderoso conjuro arcano que convierta su ciudad en inexpugnable, para el caso de que les descubriesen e intentasen erradicar sus experimentos de la faz de la tierra. La construcción de una poderosa armada de naves-arca serpian, las cuales pretenden llenar de materias explosivas y de hechizos devastadores, para lanzarlos en un descenso orbital sobre cualquier ciudad que se les oponga.

Como se puede ver, los líderes de esta ciudad están dispuestos a recuperar el anterior estatus quo como sea, a cualquier coste, aunque tengan que infringir todas las reglas de la guerra y de los Ichar.

La amenaza definitiva

El último proyecto, que no tiene lugar en las cavernas bajo la ciudad, es una alianza con una de las razas más terribles que los Ichar conocen. Los Vermits. Diversos embajadores se han enviado por ambas partes, y las negociaciones han dado ya algunos resultados, como la presencia de vermits en algunas legiones de la ciudad.

Esta raza es una de las más numerosas del cosmos, y podría ser un importante añadido a las legiones de la ciudad en caso de que el pacto se firmase. Sobre todo, por que los Ichar tienen pensado infectar a algunas de sus más poderosas bestias para ver el resultado.

Incluso, se habla de cruzar vermits nola e Ichar, sólo para ver el resultado.

Alta Escuela Nardish

Esta escuela Ichar, situada en la ciudad de Soren-Gardiar, es una de las más famosas academias militares del Imperio Ichar, por no decir la que más.

Su nombre, proviene de uno de los Seis Primeros Ichar que el creador forjó, el cual se perdió hace millones de años en una búsqueda de la que ya nadie espera que vuelva. Se dice de él que era el mayor guerrero de los Ichar, con un poder que rivalizaba con el de Primarcar dedicado enteramente a la guerra.

Tras la paz que forjaron sus hermanos hace sesenta y cinco millones de años, Nardish abandonó su hogar para buscar unos seguidores guerreros que no le defraudasen. Su ilusión era crear una raza guerrera, o entrenarla, para convertirla en la más mortífera máquina de matar que la creación haya visto nunca.

Si lo consiguiese, y volviese para reclamar lo que es suyo, se daría cuenta de que lo que buscaba está en su propio mundo, y son sus hermanos Ichar. ¿O no?

La academia que lleva su nombre tiene unos ideales claramente definidos. Producir  los mejores guerreros de la historia Ichar, cada vez mejores, más poderosos, más despiadados y más letales. Para ello, los jóvenes Ichar son entregados nada más nacer a los mentores de esta esculea, para que desde su nacimiento sean forjados a sangre y fuego en los altares de la guerra.

Pocas familias se pueden permitir el lujo de que sus miembros ingresen en esta academia. Sólo las más altas casas pueden pagar el precio, en favores, tierras y riqueza, para que uno o varios de sus niños se hagan adultos en ella. Sin embargo, el tener un miembro de la casa perteneciente o formado en la Academia es un honor tan alto o más que poseer una Torre Negra o un asiento en el Alto Consejo de la Marea Negra.

Las Promociones de la Academia

Cada “promoción” de Ichar cuenta con cincuenta jóvenes. Hay promociones cada diez años, a medida que los candidatos van creciendo y avanzando por etapas, otros se van incorporando para sustituir a los que se licencian o a los que son expulsados.

En toda la historia de la academia, sólo tres Ichar han muerto por consecuencia de su duro entrenamiento, pero son miles los que han abandonado o sido expulsados por no reunir los valores y las habilidades requeridas.

Así, esta escuela ha estado formando a los escuadrones de elite Ichar, a los futuros mariscales y a los asesinos más despiadados de su raza.

Edificios de sólida roca

La escuela en sí tiene la forma de una gigantesca torre de más de trescientos metros de alto, sin embargo, esta estructura es sólo la parte visible, allí donde se realizan las demostraciones, se recibe a los visitantes o se ofrecen las ceremonias oficiales de graduación o expulsión.

En su perímetro de quinientos metros de diámetro, en cuyo centro se eleva la torre central, hay alrededor puestos de guarda de oscuros cristales y metales, barricadas, muros y contramuros, etc. Si toda la ciudad Ichar fuese tomada por un antiguo enemigo, la Escuela Nardish sería el último bastión en caer.

Pero el verdadero secreto de la academia, guardado por todos los que lo han contemplado bajo juramento está en su interior.

Excavado en la roca oceánica sobre la que se asienta, la estructura de la torre se hunde en la tierra miles de metros. Allí, bajo tierra, como una gigantesca herida producida por un arma colosal, los Ichar se enfrentan, se entrenan y avanzan en el arte de la guerra y del asesinato.

Más de diez mil metros se hunden estas catacumbas en la tierra, sus paredes reforzadas de atrium no consiguen sofocar el calor de los niveles más bajos, lo cual sirve para endurecer más a los aspirantes. Así, un Ichar podrá resistir la temperatura de un volcán, y los más poderosos cuentan que pueden bañarse en el plasma de una estrella.

Las zonas de combate

Toda esta estructura oculta está plagada de cámaras, de salones, de pasillos, de salas de entrenamiento… pero todo ello sería insuficiente debido al reducido perímetro de la torre, en su punto más ancho, a miles de metros bajo la superficie, los Ichar han llegado a excavar cavernas de miles de metros de diámetro, pero no es suficiente.

Por ello, los arcanos Ichar pagados por la Escuela, han creado un extraño efecto en una veintena de salas de la torre inferior. Allí, reunidos en sacrílegos rituales, consiguieron plegar el espacio, para luego ensancharlo. Crearon pequeños y cerrados mundos en los que los Ichar de la academia se entrenan en las tácticas de combate. Allí, en una habitación que aparenta tener sólo veinte metros cuadrados, los Ichar pueden introducir legiones enteras para enfrentar a sus futuros generales en batallas épicas en las que sacrifican miles de esclavos y bestias.

Las cerradas formaciones Ichar, sus bestias de guerra, sus legiones de esclavos, se ponen a prueba, intentando mejorar las capacidades de sus líderes y las estrategias de la guerra en todos sus ámbitos.

El coste de mantenimiento de la Alta Escuela es enorme, cientos de esclavos mueren cada día, y pagar a los gremios que abastecen la academia sería prohibitivo. Por ello, la Escuela crea un número de plazas a las que optan aquellos gremios, casas o ciudades que más aporten a la academia. No es más que otra forma de pago encubierta, pero permite a gente que no podría pagar con tierras o favores acceder a la academia. Dentro de sus muros, todos los alumnos son iguales, sin importar de donde vengan y por quien vengan apadrinados, todos ellos serán sometidos a las mismas reglas y pruebas, es el espíritu del guerrero de Nardish.

Como contraprestación por un par de plazas en cada promoción, la Ciudad de Ïliarth destinó hace miles de años un grupo de poderosos arcanos a dicha academia. Fueron ellos los que crearon las salas de entrenamiento, las defensas mágicas de la academia y pasaron a formar parte de su equipo de instructores tras mucho tiempo a prueba. Por ello, además de la formación militar práctica, la Escuela Nardish imparte también clases de hechizos y poderes, afinando las habilidades combativas de sus alumnos en todos los aspectos de la guerra.

Las clases

Las principales “asignaturas” de la academia son las siguientes.

·    Formación militar. Impartidas por algunos de los máximos estrategas de la guerra, estas clases enseñan a dirigir unidades de cualquier tamaño, desde pequeños grupos de exploración e incursión, a varias legiones al mismo tiempo.

·       Combate personal. Tanto cuerpo a cuerpo, como con armas de mano, e incluso artefactos de energía, los Ichar que salen de esta academia se encuentran entre los más mortíferos del cosmos.

·         Magia y poderes. El uso de los poderes propios es refinado por los instructores, y a muchos de ellos se les enseña a utilizar diversos hechizos en el combate, creando un soldado multidisciplinar.

·        Armamento. A veces, los Ichar reúnen artefactos de otras razas. La Alta Escuela Nardish forma a sus discípulos en el uso de todos los artefactos militares conocidos, los cruceros Serpian, los cañones de lava Brillian, las exoarmaduras Craim. Lo imparten los artesanos de diversas ciudades y gremios asociados a al academia.

·        Bestias y esclavos. El entrenamiento con bestias, el combate contra ellas y su adoctrinamiento y mando es impartido por alguno de los mejores Señores de las Bestias de Ciudad Ciclops.

·        Política. La política es una guerra, por ello, los más poderosos de los miembros del Alto Consejo imparten clases de negociación y alianzas. Hasta ahora, las clases principales las impartía Tresik-Garok, miembro de los Altos Profundos, pero ahora la plaza está vacante.

Con el fin de las hostilidades en numerosos frentes de batalla, el futuro de la academia pende de un hilo, pero sus directores y archivistas han jurado por el Creador que la escuela seguirá produciendo los mejores y más poderosos guerreros del Cosmos, pues la guerra siempre será necesaria.

Por desgracia, parece que tienen razón.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Las Trece Ciudades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: