Archive for the ‘La Humanidad’ category

EL MUNDO DE LOS HUMANOS

julio 19, 2007


Una carta desde el infierno

Tal vez, si has leído las novelas antes de jugar a este juego de rol ya sepas la situación del mundo en este momento, pero por si no es así, te describimos cómo están las cosas en la Tierra de los hombres, y cómo se ha llegado hasta aquí. Para ello, os presentamos a continuación un informe de un antiguo miembro de las Geo-Con entregado al Secretario General de la ONU. Hay que decir, que en la traducción se ha evitado el lenguaje militar, y que algunos hechos subjetivos se han “colado” voluntariamente en su redacción final, pero tanto su autor como el traductor consideran que sin esas opiniones, no se puede tomar conciencia del verdadero horror al que la humanidad se enfrentó.

“Señor Secretario General, como asesor militar de la ONU se me ha pedido un informe sobre la actuación del Mando Estratégico Global durante los ataques Ichar, para entregarle una copia a los países miembros de la ONU, y que cuenten con elementos de decisión para su posible disolución.

Este es mi resumen, podrán acceder al original completo si así lo desean, pero las conclusiones y hechos demostrados son los mismos en ambos originales.

Los Ichar llegaron a la tierra en medio de un terror sobrenatural. Precediendo su llegada, los océanos se habían alzado cientos de metros. Los cielos cambiaron, y el sol no parecía capaz de sobrepasar la capa de nubes que cubrió la casi totalidad del planeta. Los cielos siempre grises siempre oscuros, sólo dejaban ver el sol cada cierto tiempo, y hasta éste parecía brillar con menos fuerza. Allí donde las ciudades costeras no habían sido totalmente anegadas por las aguas, sus escasos habitantes sufrían las continuas desapariciones de sus seres queridos, como si se los hubiese tragado el mar.

Parecía el fin del mundo, y como siempre que ocurren estas cosas, numerosas sectas surgieron predicando sus diferentes remedios, o sus diferentes interpretaciones sobre cómo sería dicho final.

Ninguno de ellos acertó.

De las profundidades marinas surgieron unos seres terribles, ebrios de poder, cada uno de los cuales representaban los temores más arraigados de la humanidad. Capaces de destruir ciudades con sus manos, estos solitarios seres aparecieron esporádicamente al principio, arrasando todo aquello que encontraban a su paso, y dejando un rastro de destrucción y un reguero de muerte por donde pasaban.

Eran los Ichar, seres de nuestro pasado, los antiguos dominadores de la tierra. Una especie inmortal que había regido los designios del planeta durante millones de años, y que ahora regresaba sólo para ver sus dominios ocupados por nuestras ciudades y por nosotros, bestias inferiores a su modo de ver.

Con el tiempo, se descubrió que esta raza había tenido que abandonar la superficie de la tierra para poder sobrevivir a una catástrofe que les llevó a las profundidades marinas, donde esperaron el día de su retorno, el día de la venganza.

Después, los ataques se hicieron más frecuentes y sistemáticos. No eran ataques organizados, salvo alguna excepción, pero nuestras ciudades se vieron arrasadas, los campos plagados de bestias que amenazaban a los hombres, y los ejércitos de las diferentes naciones impotentes ante la feroz furia de estos desconocidos.

Los ejércitos de los hombres se unieron en una fuerza única llamada Mando Estratégico Global. Desde este ejército centralizado se coordinaron las operaciones defensivas en todo el mundo. Si bien los países y naciones olvidaban sus diferencias para aportar tropas a este ejército común, sus gobiernos decidían mantener la independencia del Mando Global.

A pesar de los esfuerzos de muchos políticos y generales, las naciones de los hombres permanecieron separadas en todo menos en su ejército. Si tenían que morir, la Humanidad lo haría como había vivido, dividida.

Numerosos grupos de presión y partidos surgieron a raíz de la llegada de los Ichar. Sus diferentes opiniones diferían principalmente en cómo afrontar la amenaza de estos seres. Unos decían que debíamos pactar con ellos una tregua, otros pobres locos los consideraban sus amos que habían vuelto para llevarles allí donde los hombres nunca habían estado, la mayoría sólo quería más poder sobre sus congéneres.

Sin embargo, a pesar de las tremendas divisiones intestinas de las naciones, el Mando global no se dejó llevar por los politiqueos ni la desesperación.

Como primera medida defensiva, el Mando estableció una serie de zonas de actuación, cada una de las cuales tendría el tratamiento de un territorio militarmente independiente de los demás. Así, se esperaba que cada zona se defendiese, coordinando los recursos militares de los países que formaban dicha zona. Las zonas geoestratégicas fueron las siguientes.

Las zonas del mundo

Zonas Geoestratégicas D.I. (Después de los Ichar)

·  Europa Centro-Sur. Que incluye a la práctica totalidad de los países de la antigua Unión Europea y los países del Norte de África Occidental.

·  Europa Nor-Oriental. Que incluía a los países bálticos, Rusia, Ucrania, y los países del Este, así como a los países Nórdicos.

·   Africa Nor-Oriental. Que incluye Grecia, Turquía, Egipto, Líbano, Palestina, Israel, siria y los países de la Zona.

·  África Central. Toda la franja del África Subsajariana.

·  África Sur-Oriental: con Sudáfrica, Madagascar y algunos países más de esta zona.

·  Oceanía.

·  América del Norte: desde Panamá hasta Canadá, pasando por los Estados Unidos y México.

·  América del Sur. Desde Colombia hasta Argentina.

·  Asia Centro-Norte. El territorio más despoblado y pobre apenas se tenía en cuenta políticamente, pero el Mando Global le consideraba un territorio más a defender.

·  Asia Oriental. Incluye India, Nepal, Japón, china, Corea y los Tigres Asiáticos, así como las islas de Singapur, Filipinas,

A pesar de estas divisiones sobre el terreno, el Mando Global coordinó los equipos y las fuerzas de cada región de forma que se apoyasen mutuamente, intercambiando material, información y apoyándose en las operaciones defensivas.

Así, por ejemplo, durante el ataque a Constantinopla, tanto las fuerzas de la zona Europa Nor-Oriental como las de Africa Nor-Oriental acudieron en la ayuda de la ciudad, y si bien no pudieron detener la destrucción de la ciudad, sí pudieron retener las fuerzas de esclavos y bestias Ichar lo suficiente como para que los sectores más poblados se evacuasen, y con apoyo naval y aéreo, pudieron hacer que los dos Ichar que habían atacado la ciudad se retirasen a descansar.

Es cierto que en casi todas las victorias aparentes de los hombres, si los Ichar hubiesen querido, hubiesen podido destruir todo lo que sus ojos contemplaban, y que si se retiraban era por aburrimiento de matar a tantos y tantos seres inferiores, pero las Fuerzas del Mando Global intentaban contraatacar como podían, abatiendo enormes cantidades de bestias, al tiempo que perdían también muchos valientes soldados.

Eso sin contar las vidas, millones, que salvaron al retener los ataques los suficiente como para que sólo los más lentos en abandonar sus hogares muriesen. Docenas de pilotos y cientos de soldados dieron sus vidas esos días para que millones de congéneres pudiesen escapar a la muerte segura que los Ichar traían consigo.

Las horribles narraciones de estas batallas podrán ustedes leerlas al final del informe, como un anexo, así como las vivencias de algunos soldados supervivientes, pero baste decir que estos relatos son tan desgarradores que aterrorizan a cualquiera con sólo leerlos, imagínense el haberlos vivido.

Las Fuerzas Globales son las únicas que durante los ataques mantuvieron el tipo, las únicas que defendieron los países y a los hombres y mujeres que los habitaban, mientras éstos se hundían en luchas intestinas y en patéticas luchas de poder.

Es mi deber recordarles, que mientras ustedes se peleaban por los despojos que los Ichar dejaban sobre la mesa, eran los soldados, hombres y mujeres, que componían las fuerzas que ustedes quieren desmantelar, los que arriesgaban su vida para hacer que los Ichar se retirasen, o simplemente para ganar algo de tiempo. Hemos cambiado tiempo por vidas de valientes jóvenes, la estrategia nos ha salido bien, pero no por nosotros mismos, sino porque los mismos Ichar se han enfrentado en una guerra civil. Si el bando que confía en los humanos no hubiese obtenido su momentánea victoria, los humanos seríamos en pocos meses un recuerdo en la superficie de este planeta.

Por último, no sabemos si los Ichar Renegados podrán mantener mucho tiempo su postura y su posición de poder. Por lo que sabemos, las fuerzas están muy divididas, y todo el equilibrio podría cambiar en una noche, y ni todo el orgullo de los hombres podrá salvarnos si no permanecemos unidos.

Concluyendo mi informe, sólo la actuación coordinada de las fuerzas Globales salvó a la Humanidad de la extinción, sin ellas, ni siquiera la tregua con los Ichar que estamos disfrutando en los últimos meses hubiese servido para salvar a los pocos supervivientes que hubiesen quedado de los ataques iniciales. Pues no hubiese quedado nadie para declararla.

Anexo al Informe de la ONU.

Como pueden comprobar, los oficiales que han servido en el Mando Global mantienen una gran lealtad a sus ejércitos incluso tras haber sido recabados para misiones no militares.

Por ello, este comité asambleario solicita a los estados miembros con derecho a veto, que recorten el poder del Mando Global antes de disolverlo, con el fin de evitar un levantamiento que sin duda, recortaría el poder que los estados poseen, antes de ser sofocados.

Como última recomendación, hacemos constar nuestro interés, que coincide con el de todos ustedes, sobre la necesidad imperiosa de eliminar de la forma más silenciosa y discreta posible a Carlos Nova, Director Militar del Mando Estratégico Global, y sustituirlo por un general más afín a nuestros intereses.”

Carta de Carlos Nova

julio 19, 2007

Carta de Carlos Nova a su amigo Admun Char.

Querido Admun:

Me temo que las cosas no marchan tampoco muy bien por aquí. En tu última carta me comentabas los continuos problemas a los que se enfrenta el bando Renegado en su intento de controlar la furia asesina que consume a muchos Ichar.

Sin embargo, me temo que las cosas por aquí marchen incluso peor. Podría ser, que todos nuestros esfuerzos diesen como resultado el salvar a una raza egoísta cuyos integrantes sólo piensan en ellos mismos, y nunca en los demás.

Como ejemplo, baste decir que ahora pretender disolver el Mando Estratégico que dirijo, porque no nos plegamos a su voluntad. Sabes tan bien como yo que es a nosotros a quienes deben su vida, o su libertad, y la de sus hijos. Pero ahora no sólo quieren recuperar el poder que antes gustosamente nos cedieron junto con la responsabilidad de poner en peligro nuestras vidas por ellos, sino que también han pensado eliminarme a mí, quien creen su mayor obstáculo.

Saben con total certeza que me opondré a sus egoístas planes, lo que no saben, es que las Fuerzas Globales ya no volverán a acatar las órdenes de ningún político de ninguna nación. Ninguno de sus integrantes lo permitiría, por el riesgo que eso supondría para la humanidad.

No deseo el poder para mí, gustosamente lo entregaría a alguno de esos mamarrachos traidores, pero lo que podría hacer con él, semejante poder sin la responsabilidad que conlleva, me asusta sólo pensarlo. Por desgracia me temo que tendré que posponer indefinidamente mi retiro a la cabaña del lago de Picos de Europa de la que te he hablado.

Tú nos conoces bien, amigo mío, y sabes que si vosotros falláis, serán las fuerzas que comando las que supongan la última y desesperada resistencia frente a una embestida total de los Ichar. Sabemos que no podremos hacer nada, pero cada segundo que ganáis, nos dais una pequeña oportunidad de reconstruirnos, y de sobrevivir.

Por ello, ya he ordenado que comiencen las campañas de captación que me sugeriste. Si todo sale bien, pronto podremos contar con las primeras unidades compuestas por humanos con poderes. Si el bueno de Raúl Torres es un buen ejemplo de lo que los hombres podemos llegar a ser, creo que todavía tenemos una pequeña oportunidad.

Pero basta de pesimismo, amigo Admun, los hombres han vuelto a la dura tarea de reconstruir el mundo, y a pesar de los enfrentamientos egoístas, la situación es mucho mejor que durante los ataques. Por lo menos ahora tenemos una momentánea paz. Vamos a trabajar porque dure.

Mucha suerte en vuestra misión, un abrazo.

Tu amigo, Carlos.

La Situación del Mundo.

julio 19, 2007

Costosas divisiones

Esta pequeña muestra de las divisiones entre los hombres es sólo una gota en el océano. A las divisiones surgidas durante la guerra y antes de ella, ahora hay que sumar los intentos de las diferentes naciones de aumentar su propio poder, y el de sus líderes.

Como siempre, los egoístas quieren llevarse las ganancias que tantos hombres han logrado incluso al coste de muchas vidas. Ahora que el peligro parece haber pasado de forma pasajera, numerosos políticos, empresarios y religiosos alzan sus voces, hasta ahora calladas, para reclamar los que “les corresponde por derecho”.

Evidentemente las Fuerzas del Mando Estratégico global saben la verdadera naturaleza de la tregua, una naturaleza posiblemente temporal, y se niegan a entregar sus armas y sus ejércitos, así como su lealtad, a gente sin escrúpulos que los utilizaría para destruir lo poco que los Ichar han dejado en pie.

En palabras de uno de los soldados veteranos de las guerras de Japón, si dejamos que los políticos vuelvan a tomar el control, entonces ya podemos rogar porque los Ichar vengan pronto y terminen con nuestro sufrimiento para siempre.

Una economía devastada

Durante la Guerra, la Economía se había retraído a niveles de la segunda Guerra Mundial, con escasos convoyes que surcaban los mares, y las bestias Ichar derribando los aparatos que volaban sobre los océanos, sólo el trueque y los racionamientos podían asegurar la subsistencia de la población. Por suerte el campo, dada su baja densidad de población, apenas fue afectado por ataques directos.

Sí es cierto que muchas bestias y esclavos campaban por sus respetos y a sus anchas, pero a estas bestias, que solían salir por la noche, no les importaban los cultivos, sólo los agricultores que podían cazar, por lo que las Fuerzas globales les protegían durante el día y por las noches se retiraban a las aldeas y pueblos, fuertemente defendidos. Así, el hambre no llegó a los países desarrollados o en vías de desarrollo. Muy al contrario, muchos países subdesarrollados recibieron las maquinarias para abrir pozos de agua, pues el Mando global pretendía fortalecer cada rincón donde había hombres en previsión de una retirada por zonas. Así, muchos países africanos se encontraron con maquinas que antes las naciones desarrolladas les negaban, y muchos hambrientos encontraron un alivio a sus penas.

Sin embargo, ahora que la calma asoma otra vez en el horizonte, muchas empresas empiezan a reclamar daños por las maquinarias entregadas al ejército, y las empresas que antes fabricaban tanques y aviones a bajo coste ahora reclaman el pago  completo. No parecen recordar que muchos de sus empleados renunciaron a sus sueldos a cambio de comida, o para luchar juntos a favor de la humanidad, ni los esfuerzos de toda una sociedad exprimida y devastada.

Es ahora cuando intentan reflotar el antiguo sistema capitalista, y por desgracia lo están consiguiendo. Marcas célebres antes, intentan reconstruir sus fábricas, y los aviones y barcos vuelven a surcar cielos y mares.

Grupos de presión

Esto no sería negativo si no fuese porque estas mismas empresas están presionando a los gobiernos de todo el mundo para que mantengan el sistema vigente durante la guerra, en el que sus empleados trabajaban doce horas diarias, tres turnos al día, por un mendrugo de pan, o un cuenco de sopa para sus familias.

Por desgracia, parece que la Humanidad se ha visto libre del posible yugo de los Ichar, para pasar a ser gobernados y esclavizados por sus propios congéneres y gobernantes.

Una vez más, el hombre es lobo para el hombre.

La defensa de los débiles

Dándose cuenta de esto, el Mando Estratégico Global está considerando una idea terrible, un golpe de estado a nivel mundial, que ponga los gobiernos y las empresas bajo su control directo.

Sabedores de los perjuicios y los terribles errores cometidos durante el comunismo, los generales y comandantes implicados se han resistido por el momento a esta idea, pero en un futuro muy cercano podría no quedarles más opción, si quieren que los hombres vivan una vez más de forma libre. Muchos han mostrado su desinterés en ocupar cargos que no sean los que actualmente dirigen, por lo que habría fundadas esperanzas de que se instaurase una democracia global universal.

Si ese golpe de estado se llevase a cabo, las consecuencias podrían ser a la vez esperanzadoras y terribles, pues por primera vez en su historia, la Humanidad tendría un gobierno centralizado, pero también podrían caerse en el terrible fantasma del comunismo, que casi ahoga a la población de una gran parte del planeta a mediados y finales del siglo pasado.

Ahora, los generales y mariscales, apoyados por consejeros Ichar Renegados, y por ecologistas, políticos liberales, filósofos y humanistas, se reúnen periódicamente en la ciudad de Nueva Atlántis con el fin de encontrar una salida, una alternativa al modelo tradicional capitalista liberal que se intenta imponer a la fuerza, sin caer en los errores del pasado comunista.

Son muchos los grupos que se oponen a este nuevo orden, y aunque no conocen los planes del Mando Global, sí intuyen los cambios que se avecinan, y el peligro que representa un ejército unido que no responda más que ante las Naciones Unidas, a ningún país en concreto.

Por ello, han comenzado a formar sus propios ejércitos privados, apoyados por las empresas multinacionales. Esperan disolver y reintegrar los ejércitos del Mando Global bajo su mando, pero creen estar preparados para obligarles si se oponen a sus planes. Aunque para ello tengan que matar y asesinar.

Los grupos de poder en la sociedad.

Existen muchos grupos de poder dentro de la intrincada sociedad humana de posguerra. Cada uno de ellos con sus propios intereses y agendas, y con sus respaldos políticos, militares, económicos o religiosos.

Toda la situación se ha complicado mucho con la llegada de muchos expatriados Ichar. Algunas empresas y estados, han acogido a Ichar de baja clase que han abandonado las Trece Ciudades. Y muchos de ellos se han “integrado” en alguno de los grupos de poder humanos. Esa, por desgracia, era una de las exigencias de Primarcar para la tregua, la libre circulación de Ichar, hombres y especies entre ambos mundos. Ahora, los humanos pueden realizar visitas “guiadas”, bajo la protección de los Ichar Renegados, por las Trece Ciudades, pero éstos y otros Ichar también deben ser admitidos en nuestra sociedad a pesar de los recelos y el temor que despiertan.

Por la Tierra ya no caminan sólo los Ichar Renegados, defensores de la Humanidad, sino que han llegado los expatriados, no tan ansiosos por ayudar como por ganar poder y riquezas.

No han faltado aprovechados que se han apresurado a ofrecerles lo que deseen para que utilicen sus poderes en su beneficio, y a pesar del control estricto al que somete Primarcar a los Ichar que caminan entre nosotros, muchos de ellos han aceptado unirse a los hombres. Unas veces esta unión es para bien, otras el resultado puede ser una mezcla explosiva y peligrosa.

No todas las empresas se comportan de forma desleal, algunas de las empresas de segunda fila han anunciado planes para ayudar en la reconstrucción, pero los líderes industriales y tecnológicos del mundo jamás les dejarán acceder a los recursos necesarios para llevar adelante sus planes.

A continuación describimos alguno de los grupos de presión y estamentos de poder más importantes.

Empresas.

Tras la guerra, las empresas han comenzado a reconstruir los imperios económico-financieros que habían dado ya por perdidos. La avaricia de los hombres debe ser lo último que se pierde, después incluso que la esperanza. Dado su complicado papel durante los comienzos de la guerra, en que muchas de ellas se negaron a auxiliar a la población afectadas por los ataques de los Ichar, las multinacionales han cambiado de nombre, incluso a veces de dueño, pero sólo es un cambio de piel de la serpiente.

Birontech.

Es la principal productora de tecnología de software. Proveedora de los programas armamentísticos del Mando global, ahora reclama su cuota de poder entre la sociedad que se alza para reconstruirse. A pesar de que su propietario fue salvado inextremis por una expedición del Mando Global, no parece guardarle ninguna lealtad a sus salvadores, pues les reclama miles de millones por usar su software durante los años de la guerra.

Evidentemente, ninguna de sus demandas había sido escuchada hasta que su hija se prometió con el actual presidente de los Estados Unidos, que ha enviudado durante la guerra.

La joven chica de diecisiete años va a contraer matrimonio con un marido que la triplica en edad, y todo el mundo sabe que el compromiso es sólo un trato que le otorga a uno acceso a miles de millones de dólares y a otro el control de los tribunales de uno de los países más poderosos del mundo. Pero ella está enamorada de su futuro marido, le cree el caballero maduro que la convertirá en una princesa que la librará de los Ichar, con cuyas historias alcanzó la pubertad. ¿Qué pasará cuando ella descubra la verdadera condición de su matrimonio? Puede que el mundo tenga una víctima más de la ambición de los hombres.

Diaricom.

Diaricom es el mayor fabricante de armamento del mundo. Durante la guerra todos los fabricantes de armamento se unieron bajo la bandera del Mando Estratégico Global, y produjeron un flujo continuo de armas que mantenía los ejércitos todo los abastecidos que fuese posible. Así mismo, entregaron maquinaria a países en desarrollo con el fin de que ellos pudiesen abastecerse durante la guerra.

Sin embargo, ahora reclaman su cuota de poder. Sabedores de que la tregua es un buen y un mal presagio, juegan a tres bandas esperando obtener un poder mayor.

Su primer paso ha sido reclamar, como otras tantas empresas y multinacionales, reparaciones y la devolución de todo el dinero que han invertido, y el pago por sus servicios y bienes, alegando que la calma eterna arruinará sus empresas (no parecen darse cuenta de que el mundo entero está arruinado), y de que necesitan esos pagos para remodelar y reconvertir sus actividades.

Después, presionan y apoyan a los gobiernos para que disuelvan el Mando Global, intentando volver al Status quo anterior a la guerra, con las divisiones entre naciones que tanto les habían favorecido. Abogan en secreto por un rearme de las naciones, tanto para defenderse de los vecinos, como de un eventual retorno bélico de los Ichar.

Por último, muchos militares han contraído deudas con ellos, y su influencia en el Mando Global podría llegar a ser tal que si las cosas continúan así, llegarán a dominarlo en pocos años. Para ello, se han aliado con algunos de los peores Ichar expatriados de las Trece Ciudades llegados a la superficie.

Farmatrans tecnologies.

Esta empresa, líder en la industria agroalimentaria, es la dueña nominal de las plantaciones y de casi todas las granjas extensivas del mundo.

Para garantizar los suministros a la población y a sus tropas, los comandantes del Mando Global otorgaron la concesión única a un consorcio de empresas que garantizasen el suministro.

El hecho de que lo hiciesen a costa de explotar a los agricultores haciéndoles trabajar de sol a sol, por sólo una pequeña parte de las cosechas, y de introducir prácticas que en tiempos de paz serían consideradas esclavistas no fue tenido en cuenta debido a la necesidad de alimentos.

Ahora que la paz ha llegado, Farmatran se niega a abandonar sus políticas, ignorando las demandas de sus trabajadores, que con su esfuerzo sacaron a delante cosechas casi perdidas por los cambios del clima. Ahora, Farmatran presiona a la ONU para que mantenga las medidas de excepción que le proporcionan mano de obra casi esclava, con la excusa de que la guerra podría volver a empezar y que muchos campos están arruinados. Por ello, venden productos a precios astronómicos, cuando a ellos les cuesta casi gratis el producirlos.

Lo que Farmatran  no dice es que los campos son ahora incluso más ricos que antes, debido a las continuas lluvias, pero que mantiene más del 70% de las tierras cultivables en barbecho para encarecer los precios de los alimentos.

Si la verdad saliese a la luz, las revueltas en las granjas y en las plantaciones se sucederían rápidamente.

Asintech.

Esta empresa química es una de las mayores del mundo. Sus ramificaciones se extienden desde las ramas farmacéuticas hasta los productos químicos para la industria.

Sus reivindicaciones son iguales a las anteriores empresas, con el agravante de que está encareciendo artificialmente los medicamentos que fabrica para obtener mayores beneficios.

Se ha aliado con un expatriado de la casa Bantauser, experto en venenos y pociones, para ver qué secretos pueden desvelar sus conocimientos.

Pero su mayor secreto es que la Casa Efermun ha entrado en contacto con su Dirección de Administración para proponerles un trato, un trato que Asintech ha aceptado.

Según este acuerdo, la Casa Efermun pondrá aprueba sus enfermedades en diferentes zonas de la Tierra, creando plagas que obliguen a los gobiernos de estas naciones a pagar cualquier cosa por el remedio que, casualmente, la empresa ha conseguido sintetizar.

A cambio, la casa Efermun no sólo consigue grandes poblaciones como conejillos de indias para sus enfermedades, sino que Asintech le ha proporcionado acceso a todos los recursos y avances químicos y biológicos de su corporación.

Consorcio Industrial para el transporte.

Este consorcio de empresas está formado por las compañías de transporte aéreo y marítimo. Sus precios elevados, y sus abusivas cuotas han hecho que el comercio entre naciones no se recupere con la velocidad deseada, sobre todo, cuando el transporte es de un país pobre a uno rico, pues a ellos les cargan un suplemento especial que encarece los portes y eleva los precios de sus materias primas.

Serpetech comunicaciones.

Una empresa de segunda fila, esta antigua filial de un grupo de comunicación español ha anunciado que en poco tiempo logrará restablecer la red de comunicaciones en América Latina. Si esto es así, se adelantará a las grandes compañías mundiales, americanas, japonesas y europeas, que hasta ahora sólo han logrado asegurar el suministro y las comunicaciones en las grandes ciudades.

Su principal activo está en que ha adquirido la plataforma de lanzamientos de cohetes de la Guayana Francesa, desde donde está lanzando, al ritmo que le permiten sus escasos recursos, satélites que le ayuden en su labor.

Muchas de las grandes empresas de telecomunicaciones e informáticas le han criticado ya por su populismo, y han amenazado con renunciar a los acuerdos en comunicaciones que tenían suscritos con ella. Tras esta fachada, lo que se esconde es una preocupación real de que Serpetech demuestre que la reconstrucción es posible, y que las grandes empresas están retrasándola sólo para afianzar su poder, sus monopolios y su poder político, económico y laboral.

Dilan Storm Corporation.

A pesar del nombre, D.S. Corporation es una empresa de capital chino cuyo fundador, Dilan Storm, es hijo de una pareja de emigrantes coreanos.

El joven Dilan Storm llegó a Hong Kong (cuando todavía pertenecía a Gran Bretaña) con sus padres desde Corea del Sur. Tras la entrega de la colonia a China, Dilan creó una pequeña empresa de Software para Internet que prometía revolucionar los conceptos de realidad virtual, los protocolos y el acceso.

Sin embargo, la llegada de los Ichar casi arruina a su empresa. Con el poco capital que le quedaba, Storm continuó desarrollando en una lejana aldea de montaña su software, hasta tal punto que cuando pudo regresar a las ruinas de su antigua ciudad, había multiplicado su velocidad, su funcionalidad y su potencial por diez.

Ahora, es el principal proveedor de tecnología del sudeste asiático, incluyendo hardware. Hace poco ha adquirido los restos de las fábricas de chips clónicos chinas y coreanas, y espera que la producción de ordenadores y piezas supere pronto a las de sus principales competidores.

Núcleo de Exploración Submarino.

Poco se sabe de esta pequeña empresa que la gente denomina “El Núcleo”. Su fundador un joven de Madagascar que estudió en Oxfor antes de la guerra ha dedicado su vida al conocimiento de los océanos. En principio dedicada a recuperar barcos y tesoros perdidos, el Núcleo ha revolucionado el concepto de hábitat del futuro con un planteamiento de los más arriesgado.

Dice estar en posesión de la tecnología necesaria para construir ciudades submarinas en breve, ciudades libres de las restricciones de los gobiernos, y de la interferencia de las empresas (de otras que no sean la suya, claro). Muchos gobiernos han dudado de sus afirmaciones, pero en secreto han puesto precio a su cabeza para evitar que sus ciudadanos abandonen sus países si El Núcleo cumple su promesa.

La Primera de estas ciudades se está edificando entre las costas de Madagascar y el continente africano, con capacidad para cien mil personas que podrán vivir de forma autosuficiente.

¿Cómo reaccionarán los Ichar ante esta nueva intrusión en sus dominios? ¿Quién es su misterioso fundador, del que no se tienen noticias antes de su ingreso en Oxford? El hecho de que se le haya visto viajando por África para buscar ingenieros acompañado por dos Serpian ha hecho surgir el rumor de que se trata de uno de los descendientes directos de los Ichar que han despertado a su poder hace tiempo.

Mineral Outsourcing.

Es la mayor compañía minera del mundo. De capital mayoritariamente americano, sus principales minas y excavaciones se encuentran sin embargo en Rusia, la cual ha accedido a que la poderosa multinacional instale sus campamentos de prospección para buscar petróleo, hierro y uranio.

Estas actividades legales sirven como tapadera legal de otras mucho más lucrativas, como son la extorsión, el terrorismo mundial y el tráfico de armas, drogas y personas.

Mineral Outsourcing es en realidad la confluencia de las grandes fortunas de las mayores mafias del mundo de antes de la invasión Ichar.

Viendo que sus respectivos dominios se venían abajo por las masacres sistemáticas de los Ichar, todas ellas se aliaron para intentar encontrar una salida a sus problemas comunes. Tardaron demasiado, y la tregua de los Ichar llegó antes de que la encontrasen, pero no antes de que hubiesen fusionado sus negocios y sus líneas de transporte.

Ahora, con un mando único dirigido por los líderes de las diferentes organizaciones, las antiguas organizaciones ilegales han encontrado una fachada a través de la que blanquear dinero en grandes cantidades, y con los transportes y el acceso ilimitado a todos los rincones del mundo.

Con las fuerzas militares y de seguridad destrozadas por la guerra, y la población pasando hambre y penurias, y reclamando una salida, las drogas, el juego, la prostitución, el tráfico de armas, órganos, niños y animales vuelven a estar en auge, incluso mucho más que antes si es posible.

Sabedor de todo esto, Primarcar ha instado a sus embajadores entre las naciones de los hombres a poner coto a las actividades de esta empresa, pero todos los intentos de que la ONU la ilegalice se encuentran con el bloqueo de dos países, Rusia y Estados Unidos, que dependen de ella para abastecer sus industrias, sus mercados de capitales y los bolsillos de sus políticos.

Naciones.

Los principales jugadores del terreno de juego internacional no han cambiado, la guerra afectó más a las superpotencias y a los países desarrollados, pues éstos fueron el objetivo preferido de los primeros ataques Ichar, pero en cada rincón del mundo se pueden contemplar las secuelas de una guerra que ha dejado huellas de destrucción por todo el globo.

La Organización de Naciones Unidas.

Único vestigio que quedó de los organismos internacionales durante los ataques Ichar, la ONU adquirió una entidad propia desligada de las potencias que se encerraron en si misma durante los primeros momentos del ataque. De sus compromisarios y delegados partió la idea de unificar estrategias de defensa y formar un cuerpo de ejércitos global. El futuro Mando Estratégico Global (MEG).

Ahora, el MEG depende de ella, y no responde a las exigencias de los gobiernos, al tiempo que la ONU se ha vuelto mucho más independiente, sobre todo porque Primarcar y los Renegados Ichar han depositado en ella su confianza y sus deseos de paz.

Pero la política que la hizo inefectiva en el pasado vuelve al mismo tiempo que la normalidad, y el futuro de esta organización se está volviendo cada vez más oscuro, a medida que los intereses egoístas de las naciones hacen mella en su unidad y que la integridad de sus miembros es comprada una vez más por las multinacionales.

Dentro de la ONU se ha está extendiendo un movimiento clandestino destinado a impedir que la vuelta al pasado se produzca. Numerosos delegados y compromisarios, así como miembros y militares, están trabajando para evitar que las naciones vuelvan a imponer sus intereses personales sobre los del resto de la Humanidad.

Unión Europea.

Una de las zonas más castigadas por los ataques, debido a su densidad demográfica, a sus industrias y a que muchos Ichar recuerdan que las principales civilizaciones nacieron allí hace tres mil años (junto con el norte de África y la zona de Mesopotamia).

Sus recursos le han permitido reconstruirse rápidamente, hasta tal punto que sus ciudadanos ya no pasan hambre y están regresando a sus casas, y a sus antiguos puestos si es posible.

La Unión Europea mantiene una política de espera, que siempre le ha caracterizado, ante la tregua Ichar. Espera sinceramente que los embajadores de los Renegados tengan razón, y que pronto la paz se demuestre permanente, pero mientras tanto vigilan los mares por si los Ichar volviesen a alzarse ebrios de poder y sedientos de sangre y venganza.

Sus diferentes miembros han optado por una mayor integración política, así como financiera, económica y fiscal. Lo que no consiguieron décadas de acuerdos, tratados y pactos lo logró en pocos meses el feroz embate de los Ichar.

Estados Unidos.

La política de Estados Unidos  es una continuación de sus acciones antes de la llegada de los Ichar. Como superpotencia dominante, acostumbrada a dar órdenes y a que sus empresas y ciudadanos campen a sus anchas por el mundo, no se encuentra muy cómoda con las restricciones que otros organismos están poniendo al retorno de dichas empresas a los territorios que se apresuraron a abandonar durante la guerra.

Estas empresas corrieron a refugiar sus capitales y sus recursos en territorio estadounidense, abandonando a decenas de millones de trabajadores a su suerte, sin respetar las leyes internacionales y prohibiendo la entrada de ciudadanos de otros países en los USA.

La medida fue infructuosa, pues pronto los Ichar comenzaron a atacar los Estados Unidos. El 5 de Marzo de 2001 Nueva York sufrió el primer ataque de fuerzas Ichar. Tras devastar una Europa y Asia abandonadas a su suerte por las tropas estadounidenses, y diversas ciudades de México y Perú, las costas Este y Oeste de los USA, así como las capitales de los Grandes Lagos, fueron barridas por la furia de unos pocos Ichar que llegaron de los océanos sin ser vistos por los radares que cubrían toda la costa.

En semanas, las principales regiones de los Estados Unidos ardían llenando los cielos de humo y cenizas, y estados Unidos solicitaba integrarse en las fuerzas del Mando estratégico Global.

Dicha integración no fue fácil, pues los militares estadounidenses estaban demasiado acostumbrados a mandar, pero poco a poco fueron demostrando su profesionalidad y acercándose a quienes tenían más experiencia en combatir a un enemigo casi imbatible.

Ahora, tras varios meses juntos, las Fuerzas globales han conseguido integrar a sus aliados en su estructura de operativa y estratégica, y sólo unos pocos consideran que Estados Unidos tenga todavía jurisdicción sobre estas fuerzas.

Es precisamente esta jurisdicción en entredicho la que está causando grandes tensiones en el seno de la ONU, y los USA están presionando a sus antiguos aliados para que les apoyen para disolver este órgano defensivo y recuperar el dominio militar que una vez poseyeron, al tiempo que fuerza a las naciones a aceptar la presencia de empresas estadounidenses.

Rusia y las Repúblicas Ex-soviéticas.

Como todos los grupos de presión, Rusia y sus antiguos aliados presionan donde pueden para que los fondos de reconstrucción les sean destinados. Sin embargo, el pueblo de esta nación ha demostrado una vez más su espíritu de sacrificio y su capacidad de superación, y muchas de sus ciudades, fábricas e instalaciones han vuelto a funcionar sin la ayuda de la ONU.

Rusia mantiene un conflicto directo con Farmatech por la posesión de los ricos pastos de Asia Central, pues ahora que la guerra ha terminado, la multinacional no desea devolver los territorios que se le cedieron para su gestión durante la guerra.

Los pocos satélites rusos que quedan en órbita han demostrado que Farmatech no está labrando estas tierras, pero los abogados de la corporación mantienen las evidencias empantanadas en los organismos públicos de la ONU mediante sobornos, recursos y alegaciones.

Rusia ha pedido ayuda a los Renegados Ichar para desbloquear esta situación, así como para investigar la Selva primigenia de Arcanoth, que comienzan a preocupar a los países de la zona.

Japón.

Debido a su cercanía a la capital de los Ichar, Japón, y todo es sudeste asiático han sufrido enormemente durante la guerra. Sus ciudades sufrieron una devastación mayor que la de ningún otro lugar del plantea, diez veces mayor que la de la Segunda Guerra Mundial.

Por ello, ha sido el primer lugar al que Primarcar ha destinado ayudas directas desde sus dominios. Numerosos Ichar Renegados, esclavos liberos, bestias de carga e hijos humanos de los Ichar, han estado trabajando durante el último año en la reconstrucción.

El resultado, sumado a los esfuerzos del gobierno y el pueblo japonés, ha sido espectacular. Como una promesa al resto del mundo que espera pacientemente la ayuda, las ciudades niponas se han vuelto a alzar de la nada, más espectaculares que antes, con una tecnología nueva proporcionada por los Serpian y por los ingenieros nipones que han estudiado con ellos en secreto gracias a la intervención de Primarcar.

Enormes monumentos recuerdan a las víctimas, sanando las heridas de la guerra y haciendo un llamamiento a la paz entre naciones y razas.

Por todo ello, el Gobierno japonés es el único que se opone frontalmente a la disolución del Mando Estratégico Global, y que apoya la integración de la Humanidad en una coalición de razas apadrinados por Primarcar. Pero por el momento, estas ideas son sólo un sueño.

Oceanía.

Este continente apenas fue atacado durante los primeros estadios de combates, y sólo en los últimos meses de la “guerra”  las ciudades de Sidney, Camberra y algunas otras fueron destruidas por los Ichar. Sin embargo, estas esporádicas incursiones eran realizadas por Ichar de bajo poder, que “apenas” causaban unas decenas de miles de muertos. Comparados con los millones de los primeros ataques, estas cifras son relativamente bajas.

Por ello, los Gobiernos de Australia, Nueva Zelanda y Nueva Guinea han declarado su interés en acoger refugiados de Europa y América. Algunos políticos han hecho oír su voz en contra de acoger refugiados de los países pobres y de continentes como África, pero esta muestra de Xenofobia se ha quedado en eso, una muestra.

Sin embargo, diferentes reacciones de políticos nacionalistas y de empresas Australianas parecen apoyar unas “ciertas medidas de control de  la inmigración”.

Rápidamente, un delegado de Primarcar hizo saber a su embajador en la ONU que esas restricciones irían contra los deseos de los Ichar de la libre circulación, y que de seguir adelante con esas ideas Australia se vería apartada de los planes de reconstrucción y de integración que se estaban desarrollando.

El resto de las naciones.

Se encuentran en un diferente estado de restauración. Muchos meses han pasado desde los últimos ataques, y los hombres se están esforzando en reconstruir lo que los Ichar arrasaron, pero poderosas fuerzas se oponen a que esta reconstrucción se lleve a cabo sin que ellos saquen beneficio. El tiempo, y los Personajes Guerreros, decidirán el destino de las naciones y de todas las razas del cosmos.

La situación

Las diferentes aventuras que los personajes pueden desarrollar en este contexto son muy variadas. Tanto si trabajan para uno u otro bando de los Ichar, como si son empleados o aventureros a sueldo de una empresa, estado o nación las tensiones entre países, los planes de las empresas y la influencia de los Ichar expatriados es tal que por doquier surgen conspiraciones y planes que pueden perjudicar o ayudar a los planes de los Personajes Guerreros.

Los personajes que jueguen en un entorno humano deberán ser, o bien Ichar de Clases Bajas, o bien esclavos liberos, o humanos (con o sin poderes).

Sea como sea, para solucionar la multitud de dilemas a los que la Humanidad se enfrenta, los PG deberán utilizar todo su ingenio, pues las fuerzas que se les oponen son mayores inclusos que en nuestro mundo. El poder de los gobiernos y empresas es mucho mayor en una sociedad destruida en la que las persona son sólo meros supervivientes reducidos a cifras.

A pesar de los poderes de los Ichar Renegados, ni toda su fuerza basta para detener los planes que quieren encaminar a las naciones otra vez al antiguo camino que seguían los países a finales del siglo XX. Un camino de distancias separadas que se hacían mayores entre ricos y pobres, donde una docena de países dictaban los designios del mundo entero, mientras millones se morían de hambre, porque no era rentable ni beneficioso alimentarles.

Los desafíos son muchos.

Las luchas entre empresas se suceden, no ya sólo por el acceso a los mercados, o por el beneficio, sino por una forma de ver las cosas. Mientras los grupos de poder tradicionales sólo piensan en recuperar lo perdido, aun a costa de sus semejantes, pequeños empresarios individuales comprometidos con la destrucción que han visto surgen para oponer sus ideas. El mundo financiero se enfrenta a la elección de dos modelos diferentes, el modelo tradicional liberal donde los ciudadanos eran meras cifras, o el nuevo modelo económico social, donde las nuevas empresas buscan un beneficio social, no sólo económico.

De la lucha que está a punto de desatarse saldrá ganador uno u otro, pero sea el que sea, marcará el destino de la humanidad.

Al mismo tiempo, los países, los estados y las naciones se enfrentan también a crisis intestinas. El terrorismo ha vuelto, y los antiguos métodos vuelven a intentar conseguir sus cuotas de poder. Los países dominantes quieren volver al anterior estatus quo sin preocuparse de quienes sufran por ello, pero el mundo ha sufrido demasiado para permitirlo.

En todos lados surgen voces que claman por una justicia social que nunca ha existido, por un mundo donde las naciones se supediten a los intereses de la ONU, y no al revés. Es este contexto, los personajes pueden marcar una diferencia, e incluso ayudar a formar la sociedad del futuro, al tiempo que obtienen fama, prestigio o riquezas, lo que busquen.

Mando Estratégico Global (MEG).

El Mando Estratégico Global. Más conocido como las Fuerzas Globales, o el Mando Global, este ejército es el organismo militar que aglutina a todos los ejércitos del mundo. Por su importancia actual merece un apartado propio.

Tras los primeros ataques, quedó claro que era necesario un ejército superior al que poseían los países para garantizar no ya la victoria, sino la supervivencia y la evacuación de los ciudadanos. Poco a poco, los países más afectados, con la UE a la cabeza, formaron el núcleo de los que sería este ejército, ante la impasibilidad de los Estados Unidos.

Con la oleada de ataques que arrasó en pocas semanas todas las grandes ciudades estadounidenses, y la subsiguiente integración de sus ejércitos y armada en las fuerzas globales todo el cuadro quedó completo.

Antes de que este país se integrase en la estructura militar del Mando Global, las tropas del resto de los países ya habían obtenido bastantes victorias sobre las tropas Ichar. Si bien pocas veces el resultado era favorable a los hombres y mujeres de las Fuerzas globales, en bastantes ocasiones lograron retrasar a los atacantes lo suficiente para evacuar a los civiles.

En muchos más casos, los soldados del MEG lograban cazar a grandes cantidades de esclavos y bestias Ichar. Estas pequeñas victorias se hicieron cada vez más importantes, y aunque jamás lograron matar a un Ichar, sí que pudieron detener a sus lacayos enviados para matar y asesinar a los supervivientes.

Situación de calma

A medida que más y más Ichar eran reclamados por las legiones que iban a combatir en la guerra civil, los ataques a los hombres disminuyeron, por lo que el MEG ordenó a sus hombres realizar cacerías de bestias para intentar ganar tiempo ante el retorno de los Ichar.

Muchos cientos de bestias y miles de esclavos murieron abandonados por sus amos, presas de las emboscadas de los humanos, o víctimas de su desconocimiento del terreno, pero aún hoy, muchos de ellos  se esconden en los campos, o en las ruinas de las ciudades derruidas, cazando para subsistir o por mero divertimento, en espera de que sus amos vuelvan, o huyendo de ellos.

El MEG se divide en varias zonas estratégicas, cada una de las cuales conserva su independencia al tiempo que se apoyan una a otra en misiones defensivas. Dichas zonas están bajo el mando directo de un mariscal o capitán general (General de cuatro Estrellas) que sólo responde ante el Estado Mayor del Mando Global. Dicho estado Mayor está compuesto por una docena de Generales de Cinco Estrellas que sólo obedecen las órdenes de Carlos Nova, el líder indiscutible del MEG.

La lealtad que se ha creado entre éstos, y que se extiende a casi todos los integrantes de las Fuerzas Globales, es algo que muchos gobiernos hubiesen querido para sí mismos, pero sólo el enfrentarse a la segura extinción de su raza ha unido a tantos hombres en un proyecto común.

Los miembros de este grupo de ejércitos, con representantes de todo el mundo, y una estructura jerárquica y de mando que todos ellos acatan, les ha convertido en la mayor y más precisa fuerza de combate que jamás haya existido en la civilización humana. Pero, paradojas del destino, todos ellos mantienen un compromiso que se extiende desde los eslabones inferiores hasta las últimas instancias de los estrategas, el compromiso por la paz y la unidad de la raza humana.

Todos, o casi todos, sus miembros comprenden que la única posibilidad de salvación que poseen los hombres frente al hostil universo radica en su unidad. Los Ichar lo han demostrado de forma clara y rotunda.

¿El oscuro Futuro o la esperanza?

Ni siquiera esta presunta unidad permite asegurar con certeza que la raza humana no se extinga de la faz de la Tierra como tantas y tantas otras antes, dejando tras de si un mero recuerdo de su paso por este mundo, un recuerdo que el tiempo se encargará de borrar. Es por ello que el MEG no desea que los hombres vuelvan por el camino que antes casi les lleva a morir separados.

Así, se ha negado de forma reiterada a disolverse y a integrarse en las estructuras militares que los estados comienzan a intentar reestructurar, y ha dicho que sólo acatará órdenes de la ONU. En espera de este pronunciamiento, muchos militares del MEG temen que los países y empresas intenten disolverles por la fuerza, por lo que han dicho a los familiares que todavía les quedan con vida que abandonen sus casas y se reúnan con ellos en los cuarteles.

Estos civiles se integran dentro de la vida militar realizando tareas que antes realizaban los mismos soldados, acondicionamiento de barracones, limpieza, etc.

Algunos de ellos, con conocimientos en materias como ingeniería, química, arquitectura, etc. Han comenzado a viajar por los cuarteles para edificar fábricas, laboratorios y edificios en los que fabricar todos aquellos productos necesarios para mantener el MEG en funcionamiento, de forma totalmente autocrática, sin el apoyo o las aportaciones de los gobiernos. Como empleados en estas fábricas, muchos de los familiares de los soldados, o los mismos militares, producen artículos de primera necesidad, municiones y armamento, muy necesario ahora que las principales industrias armamentísticas les han retirado su apoyo.

Así mismo, el MEG ha comenzado a cultivar sus propios alimentos lejos de la influencia de Farmatech, y ha organizado una serie de grandes convoyes protegidos por sus propias fuerzas para abastecer no solo a sus tropas, sino a aquel que lo necesite.

Esta independencia de hecho, lograda de espaldas a la ONU y a las naciones que quieren disolverlas, ha convertido al MEG en un auténtico estado independiente con sus propios ciudadanos de facto. Sus líderes lo saben, pero no desean forzar las cosas. Saben que, de quererlo, podrían disolver la ONU y aplastar los incipientes ejércitos de los estados miembros, asegurando la alimentación y el bienestar para todos los ciudadanos del planeta, pero todavía confían en que esto se conseguirá sin la ayuda de la violencia, por lo que esperan en sus cuarteles mientras continúan con las labores de vigilancia, reconstrucción y caza de esclavos Ichar peligrosos.

Fuerzas de élite

El Mando Estratégico Global ha formado una serie de fuerzas especiales en las que sirven los mejores de sus hombres.

Estas fuerzas especiales, realizan las acciones más peligrosas, las que requieren una mayor especialización, o simplemente las suicidas.

Entre ellas destacan las siguientes:

· Geo-Com.

Legendarios allí donde van, los miembros de este cuerpo comenzaron como una red de espionaje dentro del MEG, para intentar obtener información sobre los Ichar. En poco tiempo, vieron tantas cosas y contemplaron tanta destrucción que sus miembros comenzaron a perderle el miedo a todo. Por ello, poco a poco, esta organización de inteligencia derivó en lo que hoy es la más peligrosa y completa organización militar del mundo.

Las Geo Con visten uniformes azul marino, o azul oscuro, dependiendo del rango que ostenten, así como diferentes ropa de camuflaje del mejor kevlar y los mejores tejidos de última generación.

Muchos de ellos prefieren utilizar armas simples, como rifles de repetición de alta velocidad, antes que confiar en la tecnología indiscriminada, sin embargo, son expertos en el uso de casi todas las máquinas de matar ideadas por el hombre.

Cuando uno de estos comandos se infiltra en territorio enemigo, su principal misión es acudir a punto cero de impacto, donde se suelen encontrar los Ichar, reunir imágenes e información para que los cruceros y los bombarderos ataquen con todo su poder.

Normalmente estos ataques no consiguen ni dañar al Ichar o a los Ichar atacantes, pero sí que hacen que éstos pierdan a las bestias y esclavos que les acompañan, y que pronto se cansen de matar uno a uno a los soldados humanos. Así, gracias a la información de las Geo Con, las batallas suelen terminar en “tablas” si se puede llamar así a que un Ichar llegue, destruya casi por completo una ciudad y masacre a decenas de miles de personas, para luego retirarse habiendo perdido sólo unas docenas de esclavos y bestias.

Sin embargo, estas tácticas de localizar el centro de mando enemigo (que suele ser un único Ichar), bombardearle con todo lo que se tenga a mano para hacer que se retire, y luego cazar a sus esclavos supervivientes, ha hecho que muchos soldados corrientes de las Fuerzas globales vean a las Geo Con como la caballería.

Cuando una situación se complica demasiado, es a ellos a quienes se llama para que se infiltren en los nidos de esclavos, o localicen al líder o a la reina de un enjambre de bestias para luego destruirlas. También, en numerosas ocasiones, los miembros de este cuerpo han desobedecido órdenes para mantener abiertas las rutas de retirada de las tropas, pues otra de sus misiones es controlar las evacuaciones y facilitar dichas retiradas.

Suelen ser los últimos en marcharse de un combate, pelear siempre en primera fila y atacar siempre al enemigo no importa si pierden la vida por ello. Esa actitud, que unos pocos llamarían fatalista, les ha granjeado la admiración del resto de las tropas y mandos del MEG, y muchos de sus miembros son invitados por los demás soldados en cuanto entran en una taberna o cantina para descansar.

Ellos no desean esta clase de favores, pues lo que hacen lo hacen por dos motivos, saben muy bien el sufrimiento que han traído los Ichar, y al mismo tiempo conocen de primera mano lo que pasará si todos los seres humanos no luchan juntos en esta guerra.

En la actualidad, con la tregua declarada de forma unilateral por los Renegados Ichar, muchos de ellos desconfían de las intenciones de sus antiguos enemigos, y solicitan ser enviados como embajadores a las Trece Ciudades que les admitan para ver de primera mano el proceso de paz. Quieren tener cerca de su enemigo para vigilarlo.

· Grupos de asalto aéreo.

Esta sección del MEG se encarga de las intervenciones rápidas. Su trabajo suele consistir en llegar en el menor plazo de tiempo posible a las cercanías de un punto de impacto Ichar (como se denomina la zona donde una de estas criaturas aterriza causando una destrucción monumental a su alrededor), y contener las sucesivas oleadas de esclavos que surgen del mar o de los portales teletransportadores.

Si les es posible, intentan identificar a sus enemigos, enviado la información a las Geo Con, que llegan a continuación.

Son un cuerpo numeroso, pues muchos de sus miembros mueren en estas batallas, y en las frecuentes escaramuzas que se originan durante los combates callejeros, entre los escombros y los cráteres de las ciudades.

Para acceder a la zona de combate y al campo de batalla cuentan con los más rápidos aviones y con transportes y aviones de carga invisibles al radar. Estos aviones son ineficaces contra los Ichar mismos, pero sí han demostrado poder ocultarse de las bestias voladoras que utilizan radares naturales como los de los murciélagos, lo que aumenta las posibilidades de éxito de la misión en un 50%.

·   Fuerzas Submarinas de Choque.

Este nombre es un mero eufemismo para quienes no dejan de ser comandos suicidas.

Cuando se descubrió que los Ichar procedían del fondo del mar, y que ciudades enteras podrían albergar miles de estas criaturas, muchos de los miembros del MEG se dejaron llevar por el fatalismo. No veían la forma de sobrevivir frente a un ejército de Ichar cuando un puñado de ellos casi había destruido el mundo.

Por ello, en recuerdo de los kamikazes japoneses de la Segunda Guerra Mundial, el representante de este país en el Alto Estado Mayor del MEG sugirió la creación de este cuerpo. Al principio la idea fue descartada por descabellada, pero cuando los nuevos satélites pudieron penetrar los campos que protegían y ocultaban las ciudades Ichar, confirmando la existencia de más de diez de estas enormes poblaciones submarinas, no les quedó más remedio que jugársela a una carta.

Las Fuerzas Submarinas de Choque surgieron a partir de voluntarios que habían perdido todo en la guerra, familia, amigos, su ciudad. Por ello, ansioso de venganza, se alistaron en el programa especia llamado, La Ira de Dios.

Este programa secreto planeaba entrenar a un centenar de jóvenes soldados, dotarles con la tecnología de camuflaje más avanzada, que sí es efectiva en el mar, debido a que muchas criaturas marinas lo usan para orientarse, y armarles a cada uno con dos cabezas nucleares que explosionarían simultáneamente al acercarse a la ciudad. Una de las cabezas nucleares es una potente bomba de hidrógeno y otra una bomba de neutrones.

Al mismo tiempo, las fuerzas globales repetirían la estrategia de distracción que tan buenos resultados les ha dado en algunas campañas como la de Madrid, enviado docenas de misiles nucleares de cabezas múltiples contra los domos de las ciudades Ichar, así como bombarderos, submarinos y cruceros que atacarían creando la distracción necesaria para que los comandos se acercasen en parejas.

Evidentemente los Ichar destruirían los misiles crucero y a una gran parte de las fuerzas de distracción, pero los estrategas creían poder hacer pasar media docena de soldados para que explosionasen sus cargas contra las ciudades, esperando destruirlas.

Por suerte estas tropas nunca tuvieron que entrar en combate, pero por el momento permanecen alerta en sus cuarteles por si los Ichar de las Doce Ciudades logran imponerse al bando Renegado en su lucha por el poder.

julio 19, 2007

El Destino de los hombres.

Desde la llegada de los Ichar, mucho se ha especulado obre el destino de la Humanidad. Desde luego, pocos podían imaginar que la que se creía raza suprema de la creación, el hombre, iba a sufrir un golpe tan duro en su dignidad. Pero como dice el refrán ahí nos las den todas, y como suele suceder, ahí no nos las dieron todas. En meses, el destino del hombre pareció aclarase, la extinción. Sí, pocos dudaban que durante los siguientes años, toda nuestra raza se iba a desmoronar, íbamos a desaparecer del cosmos, como antes lo han hecho millones de razas y especies más. Todo era tan evidente como que el sol salía todos los días, a menos que un Ichar ordenase lo contrario.

Pero por suerte se nos ha dado una segunda oportunidad. La Pax de Primarcar parece haber dado sus frutos y los hombres una vez más están recuperando la confianza en ellos mismo. ¿Cómo se explica si no el hecho de que algunas empresas y gobiernos hayan ofrecido riquezas y territorios a Ichar expatriados si les ayudan en sus propios planes? Algunos lo llamarían estupidez, los implicados lo llamar visión e futuro. Yo lo llamo, desastre futuro.

¿Mi nombre? A sí, lo olvidaba, me llamo Raúl Torres, y sé de lo que hablo.

Yo estaba presente cuando todo estalló, me alisté en el cuerpo de ingenieros, esperando poder paliar los efectos de los ataques Ichar, pero pronto se me hizo evidente que nada de lo que hiciésemos iba a ayudar a las víctimas de los ataques, pues pronto no habría heridos ni supervivientes, estaríamos todos muertos.

Por ello me alisté en las Fuerzas Globales, y por ello emprendí un viaje, un largo viaje que no viene al caso contar. Sólo decir que estuve presente el día en que el destino de la Humanidad se jugaba en una batalla a vida o muerte en el Polo Sur.

Ese día, el hombre pudo demostrar algo a los Ichar, que no somos seres inferiores, distintos tal vez, pero no mejores ni peores, Eso es algo que los hombres deberían demostrase también a si mismos, y aplicarlo a todas las criaturas bajo el cielo y las aguas. Pero dudo mucho que seamos tan sensatos.

Veréis. Durante los meses anteriores a la batalla que detuvo la guerra (nota: si quieres saber más sobre esta batalla puedes leerte la primera parte de la Trilogía: Las Crónicas Ichar), durante esos días cruciales, todos los hombres que componían mi expedición nos enfrentábamos a un dilema vital.

Según acabábamos de descubrir la raza humana derivaba de una mujer que llamamos Eva. No creo en Dios, y a pesar de que los Ichar son una muestra más del poder de una entidad creadora, sigo sin creer en el concepto tradicional de Ser Supremo, pero sí que puedo decir que en algún momento de hace tres o cuatro millones de años, una mujer nació diferente al resto de su especie. Era más inteligente, más hermosa y más lista que los que la rodeaban, y sus hijos también lo fueron. Entonces llegó Primarcar, el Primer Ichar, quien se enamoró de ella. Imaginaos, el Primer Ichar y la Primera mujer juntos, y su descendencia mezclada con los hijos que ella había tenido antes de conocerle.

Sí, lo habéis adivinado, el hombre, toda nuestra especie, proviene de una sola mujer, de sus hermanos menores y de sus hijos, pero algunos de nosotros somos hijos de los Ichar también. Por nuestra sangre recorren poderes que nos hacen especiales, poderes que durante la historia han dado origen a los mitos sobre dioses y semidioses. En algún momento, alguno de nosotros conecta con su poder interno, legado de Primarcar o de otros Renegados, y eso le hace especial.

Pero todas las dudas sobre nuestra identidad se disolvieron en los combates de la guerra civil Ichar. Todas estas dudas desaparecieron cuando se hizo evidente que todos nosotros éramos iguales, con poderes o sin ellos, ya sean nuestros antecesores poderosos Ichar o simples humanos. Lo sé muy bien, pues me enamoré de la hija de Primarcar.

Dejadme que os cuente un secreto, todas las diferencias, las supuestas razas, los tontos y los listos, los guapos y los feos, blancos, negros, gitanos, orientales, esquimale, nativos americanos, todos nosotros somos iguales. ¿No? Vaya, creo que no me has estado leyendo.

Todos venimos del mismo sitio. ¿Cómo pretendes sobrevivir al terror que yo he visto, no sólo al de este planeta, sino a lo que nos esperan en las galaxias, allá afuera, si no estamos unidos? Ya, te da igual, ahora que los Ichar se han retirado crees que es para siempre, ¿verdad? Otra vez te importa sólo tu dinero, tus placeres, o con quien te acuestas esta noche. Pues muy bien, todo se termina, hermano, todo. Y sólo hay una forma de eludir el destino que nos espera, sólo de una forma podemos eludir el destino que les espera a todas las razas de la creación, mantenernos unidos.

Pero ¡basta ya!, No sé que hago escribiendo esto, cuando debería estar preparando mi viaje.

… Sí, sí, parto de viaje esta misma noche, por un asunto personal. ¿Qué asunto? Eso no es asunto tuyo.

Sólo quería dejar tras de mi una advertencia, una advertencia que seguro que los hombres desoiréis, permanced unidos, trabajad duro por un futuro común, y tal vez descubráis lo que yo he descubierto. Os lo diré, aunque no me creáis.

El destino de los hombres es ser mayores que los Ichar, más poderosos que todos ellos. Eso no implica ser mejores, sólo tener más poder, y en mi experiencia eso no cuenta. Pero tal vez, y sólo tal vez, dentro de cada humano, de cada hombre, exista un poder mayor que el de los Ichar. Un poder que no se ha manifestado, y que hará que todos los poderes que los Ichar han legado a sus descendientes, o que ellos mismos detentan, sean sólo una pequeña muestra de lo que la Naturaleza, o el Creador quisieron conseguir con nosotros.

Sabía que no me creeríais. Esperad y veréis.

Raúl Torres, extracto de su diario, escrito el día entes de su partida.

 

Comentario privado de Primarcar: Espero hijo mío, que pronto vuelvas de tu viaje exitoso. Me he permitido leer tus palabras a tus hermanos los hombres. Supongo que no te extrañará saber que han desoído las palabras de quien les salvó a todos ellos, tus palabras, y ya comienzan a dividirse. Pero es algo que yo no puedo reprochar cuando mis propios hermanos Ichar se odian a muerte entre si, y a todas las criaturas del cosmos. Parte con mis mejores deseos, espero que cuando vuelvas quede algo que reconozcas.

El Futuro de la Humanidad

julio 19, 2007


Los hombres enfrentan su destino con arrogancia, pero no todos, por suerte. No todos los hombres bajo el cielo son como los presidentes de estas corporaciones que ya han comenzado a olvidar lo que ha sucedido en los últimos años. La guerra, la destrucción, la muerte de millones.

Por suerte son muchos los que aun tienen pesadillas por las noches, los que no pueden dormir sin tener sobre sus cabezas metros de techo de roca, y los que prefieren seguir viviendo como conejos asustados. ¿Es esto bueno? No, sin duda, pero es mejor que salir a pavonearse de lo importantes que somos, cuando hemos estado a punto de desaparecer como especie.

Bien, sea como sea el mundo se enfrenta a una serie de cambios radicales con la llegada de la paz o la Pax, como prefiráis llamarla.

Las empresas y los gobiernos vuelven por sus foros, el ejército se niega a rendir las armas que posee a los intereses egoístas de algunos hombres y como siempre, todo parece más oscuro cada día, pero algo ha cambiado.

Los años de combates, la falta de alimentos, y el peligro de desaparecer como raza han inducido un cambio muy grande en los hombres. Ya no somos inmortales, ahora tememos a algo, más que a nosotros mismos, y sabemos que debemos trabajar juntos para ellos.

La oportunidad de los valientes

No sólo este cambio de mentalidad es un signo importante y esperanzador, sino que el mundo se encuentra ahora sumido en un caos. ¿Qué cómo puede ser eso beneficioso? Pues porque ahora un hombre, o un grupo de ellos, pueden cambiar las cosas. Los poderes fácticos son más débiles que nunca, y se les puede derrocar antes de que vuelvan a tomar el control.

No sabemos lo que va a pasar, pero sí sabemos que ahora, y no antes, sí es posible hacer un mundo diferente, a pesar de las continuas amenazas que penden sobre nuestras cabezas. Pero todos los hombres, en su temor, confían en que podremos salir adelante.

Tal vez la guerra con los Ichar y el probable exterminio hayan conseguido lo que siglos de atrocidades cometida por los hombres no han logrado, despertar la conciencia de raza. Si crees en un dios, reza por ello.